martes, 23 de mayo de 2017

“ANTONIO GRAMSCI ES EL MAYOR PENSADOR DE LA POLÍTICA, EL MAYOR FILÓSOFO DE LA PRAXIS QUE HA EXISTIDO NUNCA”.

&&&&&


“Gramsci concibe la política como medio de auto generación de un nuevo Sujeto social histórico que auto protagoniza su propia creación y su propia actividad política constante, el Bloque Histórico, un sujeto social constituido por las clases subalternas, los explotados. Que desarrolla actividad política organizada cotidianamente, creando los instrumentos para que los subalternos puedan cambiar su propia forma de hacer en la vida cotidiana, puedan enfrentarse al enemigo de clase, puedan hacerse con el control sobre la actividad que produce y reproduce la vida y que generan ellos con su hacer, aunque bajo yugo de la clase dominante. Un sujeto social que se propone ya desde el presente crear una nueva cultura material de vida o eticidad, en lucha contra la cultura dominante y contra las fuerzas que traten de impedírselo. Una cultura material de vida que, en la medida en que se desarrolla y concita la incorporación de nuevas masas de personas, se va convirtiendo en hegemónica. Un quehacer que no puede ser realizado por unos cientos o unos miles de políticos profesionales, ni tan siquiera por unas decenas de miles de militantes, sino que es tan solo inherente al «creador de costumbres», esto es la creación de un nuevo vivir eticopolítico es una génesis de algo nuevo sólo producible por inmensas masas sociales organizadas, por el protagonismo creciente sobre su propio hacer cotidiano. Una tarea que debe ser emprendida antes de alcanzar el gobierno. Una tarea cuya ejecución es la que garantiza el poder: es el Poder. Precisamente Gramsci dice en algún paso de su obra –en los cuadernos maduros de sus Quaderni Del carcere- que el Príncipe –la denominación que le da en múltiples ocasiones al sujeto social organizado que auto protagoniza y auto dirige su praxis política- alcanza el poder al desarrollar esta nueva eticidad, y controla el poder sin necesidad de ocupar el gobierno, el cual puede estar delegado en servidores suyos, que, en ese caso, cuando se ha comprendido que el centro del Estado es la cultura material de vida que organiza la Sociedad Civil, está en manos de quien la vertebra, como lo está ahora en manos de la burguesía, y no en manos de tal o cual gobierno. Porque el Estado es fundamentalmente este entramado ético político que organiza la Sociedad civil, este ethos o cultura material de vida. Gramsci además, en tanto estudioso de la praxis política, desarrolla en grado sumo la gran característica específica del marxismo.

/////



Antonio Gramsci. 1891 - 1937.




“ANTONIO GRAMSCI ES EL MAYOR PENSADOR DE LA POLÍTICA, EL MAYOR  FILÓSOFO DE LA PRAXIS QUE HA EXISTIDO NUNCA”.
Entrevista a Joaquín Miras Albarrán, sobre Praxis Política y Estado Republicano. Crítica al republicanismo liberal.

*****

Salvador López Arnal.

Rebelión martes 23 de mayo del 2017.

Entre otras muchas cosas, algunas de ellas recordadas y comentadas en anteriores conversaciones aquí publicadas, Joaquín Miras Albarrán es miembro-fundador de Espai Marx y autor de Repensar la política y Praxis política y estado republicano. 
***

Seguimos en la segunda parte del libro: "La República es una cultura común de vida. Crítica del republicanismo liberal". Está divida en seis capítulos y un apartado de conclusiones. El primero de estos seis capítulos se titula: "Tres republicanismos y sus momentos históricos". Antes de entrar de nuevo en él, dos previas si no te importa. Estuviste a principios de mayo en la Universidad de Salamanca en unas jornadas sobre republicanismo y marxismo si no ando errado (corrígeme por favor). ¿Qué tal fue, qué impresión sacaste? 

La jornada de estudio sobre Gramsci, que se celebró en Salamanca durante el día 3 de mayo, en la facultad de Geografía e historia, organizada por Izquierda Unida –la FIM, la Coordinación de Iu de Castilla y Léon, la Fundación Europa de los Ciudadanos…- fue francamente muy estimulante y esperanzadora: políticamente, muy esperanzadora.

¿Por qué? 

En primer lugar por el público asistente. Formado en su núcleo por un grupo gramsciano de estudiantes universitarios. En segundo lugar por la calidad de las ponencias, buena, sólida. Y en el caso de algunas de ellas, una calidad excelente, extraordinaria, y pegada a la reflexión política. En tercer lugar por el ambiente de las jornadas. Un estilo, obra, mérito de los organizadores de las jornadas, de elaboración y debate, entre camaradas, fraterno. No es retórica, era ese el ambiente que crearon los organizadores inmediatos, Eddy Sánchez, José Sarrión, Marga Ferré, Gustavo Hernández, quien es, precisamente, el coordinador del grupo de estudios culturales Antonio Gramsci, formado por estudiantes universitarios. Eddy Sánchez y José Sarrión intervinieron con ponencias en la última mesa de la tarde.

¿Qué tal? 

Fueron sendas intervenciones de calado político –tengo tomadas notas de las mismas- en las que el pensamiento de Antonio Gramsci, bien conocido y rectamente interpretado, ateniéndose al autor, sin manipulaciones, era un instrumento al servicio de la elaboración de un proyecto político que parte del reconocimiento de que nos hallamos, tras una enorme derrota, en el inicio de un ciclo largo de lucha que exige paciencia. Un ciclo de lucha capilar, y de marcha lenta. Donde no tiene lugar, no cabe, la política como espectáculo y escaparate. Porque no se trata de disputar lingüísticamente el protagonismo discursivo que los poderes ejercen desde su instrumental colosal de dominación de los medios de comunicación, sino de vertebrar, de organizar una realidad social de masas nueva. Unas intervenciones que reclamaban el comunismo, y que nos recordaban que la recuperación del debate en sentido afirmativo sobre el comunismo, y sobre el marxismo que justo ahora despunta en España, está ya en marcha en Occidente, desde hace tiempo, sin complejos, de forma masiva. Y resuena en las grandes capitales intelectuales, en Berlín, en Nueva York. Unas intervenciones que se reclamaban comunistas porque entendían que esa es la denominación orientativa para un proyecto real, anticapitalista, a la sociedad neoliberal de nuestros días. Salían al paso de la utilización falsificadora que se había hecho de la obra de Gramsci para justificar la transición política, la infundada interpretación eurocomunista, y también salían al paso del nuevo, peregrino, uso que se trata de hacer ahora, de Gramsci: una interpretación sobre el bloque histórico de Gramsci, como «bloque electoral».

Sí, sí, algunas veces he reparado yo mismo, mal conocedor del tema, en ese reduccionismo. 

Se insistía en que dicho concepto, por el contrario, abre la reflexión sobre el modo de crear un sujeto social organizado, microfundamentado, que incluya a los mundos campesinos, y a los mundos sociales provincianos de los pueblos y ciudades que quedan excluidos de la red mundializada neoliberal; a los obreros de las barriadas de las grandes ciudades, excluidos ellos también, también ellos periféricos dentro de la nueva división del trabajo, aun viviendo en el centro integrado de la red de las grandes ciudades conectadas. Segmentos de trabajadores formados por migrantes, por mujeres, todo un nuevo asalariado urbano que irrumpe. Estas entre otras múltiples ideas políticas de inspiración gramsciana. Estos cuadros, miembros del nuevo grupo dirigente de Iu, son verdaderamente una gran esperanza. A nuestra generación nos toca la responsabilidad de ayudar comprometidamente al éxito de este nuevo proyecto de creación de un Bloque histórico, un bloque nacional-popular, que pone en pie este joven grupo dirigente, y termino aquí este resumen de las ideas teórico políticas expresadas por ambos cuadros políticos, que iban aún más allá.

 


Tú mismo presentaste una ponencia: "La Filosofía de la Praxis, concepción marxista de Gramsci". ¿Nos haces un resumen muy apretado? Me atrevo a señalarte una ideilla (¡la que me va a caer!): ¿no estamos dando demasiada importancia a Gramsci? Parece que el marxismo del XX se pueda resumir en un sólo nombre, el del autor de los Quaderni. Lo demás, nada, cas nada o naufragio total. Por cierto, ¿se van a editar las ponencias y conferencias? 

 Antonio Gramsci es el mayor pensador de la política, el mayor filósofo de la praxis que ha existido. Y es imprescindible: lo es si se concibe la política, no como lo hacen todas las fuerzas que han aceptado el modelo político liberal –que, por el momento, son «todas las fuerzas»- esto es, la política entendida como representación institucional y la actividad política entendida como aplicación de técnicas de ingeniería social empleando para ello los recursos o medios que ofrecen las instituciones político administrativas del Estado; esa interpretación de la política en la que el «Soberano» es solamente llamado a participar cada cuatro años en los procesos electorales, según la cual el Soberano «delega» su soberanía perpetuamente, y a lo sumo se le invita, como figurante o gregario de los políticos institucionales, a participar en manifestaciones de protesta o en adhesiones inquebrantables a los líderes y lideresas políticos. En que la movilización es por tanto, tácitamente, la de los cuadros políticos profesionales, que administran, y que, además, promueven y organizan los baños de masas como instrumento subsidiario para ellos –y eso, cuando lo hacen-.

Gramsci no concibe así la política. 

Gramsci concibe la política como medio de auto generación de un nuevo Sujeto social histórico que auto protagoniza su propia creación y su propia actividad política constante, el Bloque Histórico, un sujeto social constituido por las clases subalternas, los explotados. Que desarrolla actividad política organizada cotidianamente, creando los instrumentos para que los subalternos puedan cambiar su propia forma de hacer en la vida cotidiana, puedan enfrentarse al enemigo de clase, puedan hacerse con el control sobre la actividad que produce y reproduce la vida y que generan ellos con su hacer, aunque bajo yugo de la clase dominante. Un sujeto social que se propone ya desde el presente crear una nueva cultura material de vida o eticidad, en lucha contra la cultura dominante y contra las fuerzas que traten de impedírselo. Una cultura material de vida que, en la medida en que se desarrolla y concita la incorporación de nuevas masas de personas, se va convirtiendo en hegemónica. Un quehacer que no puede ser realizado por unos cientos o unos miles de políticos profesionales, ni tan siquiera por unas decenas de miles de militantes, sino que es tan solo inherente al «creador de costumbres», esto es la creación de un nuevo vivir eticopolítico es una génesis de algo nuevo sólo producible por inmensas masas sociales organizadas, por el protagonismo creciente sobre su propio hacer cotidiano. Una tarea que debe ser emprendida antes de alcanzar el gobierno. Una tarea cuya ejecución es la que garantiza el poder: es el Poder. Precisamente Gramsci dice en algún paso de su obra –en los cuadernos maduros de sus Quaderni Del carcere- que el Príncipe –la denominación que le da en múltiples ocasiones al sujeto social organizado que auto protagoniza y auto dirige su praxis política- alcanza el poder al desarrollar esta nueva eticidad, y controla el poder sin necesidad de ocupar el gobierno, el cual puede estar delegado en servidores suyos, que, en ese caso, cuando se ha comprendido que el centro del Estado es la cultura material de vida que organiza la Sociedad Civil, está en manos de quien la vertebra, como lo está ahora en manos de la burguesía, y no en manos de tal o cual gobierno. Porque el Estado es fundamentalmente este entramado ético político que organiza la Sociedad civil, este ethos o cultura material de vida.

Gramsci además, en tanto estudioso de la praxis política, desarrolla en grado sumo la gran característica específica del marxismo.

¿Y qué característica específica es esa? 

Que no es –si bien es una característica suya, una parte, la crítica de las ideologías económicas capitalistas, «crítica de la economía política», desenmascaramiento del capitalismo estudio de su forma de explotación-, sino la capacidad de estudiar la génesis de los acontecimientos históricos, de los sujetos sociales emergentes, antes inexistentes, y que comienzan a constituirse; inexistentes en un momento, nacientes pero débiles, poca cosa, en otro -«subalternos»-, y paulatinamente, mediante su praxis auto genética, fuerzas organizadas capaces de organizar la praxis social en su totalidad, capaces de generar «hegemonía». La historicidad de la humanidad. Una reflexión sobre la historicidad de la humanidad que indaga sobre cómo surge en ella, capilarmente, lo antes inexistente. Por supuesto, es un estudio para tratar de acompañar el viaje de auto generación de un nuevo Sujeto, cuando este comience a autoconstituirse. No para «diseñarlo y prescribirlo», pues la historicidad humana, precisamente, no obedece a leyes del tipo de las ciencias físicas, y nada es prescriptible, pronosticable. Antonio Gramsci, considerado por otro gran praxeólogo comunista marxista, el viejo Georg Lukács, como «el mejor de todos nosotros».

Como sabes los dos fueron centrales en el filosofar de Sacristán y también en el de Paco Fernández Buey. Nos falta hablar de tu ponencia. 

Mi ponencia iba en este sentido. Trabajé a propuesta de los organizadores, cómo es el marxismo de Gramsci: la Filosofía de la Praxis. Expliqué cómo bebe de Hegel y del hegelianismo para elaborar esta interpretación, cómo es consciente de la relación entre Hegel y Marx. Qué significa Praxis, y qué tarea, qué misión se encomienda al filosofar -«Filosofía de…»-, que no es un pensamiento creado por elites intelectuales para dirigir a los subalternos, sino reflexión segunda sobre el quehacer, la praxis que despunta en los momentos en que el nuevo sujeto social formado por los explotado obra organizadamente. Porque el búho de Minerva no va por delante, sino que solo levanta el vuelo, ex post de los acontecimientos práxicos, históricos, desarrollados por el nuevo movimiento en conato de auto constitución, en proceso, en ciernes. Creo que esto es lo fundamental de mi ponencia.

Me hubiera gustado mucho poder haber ido a escucharte, a escucharos. Espero que se editen las ponencias y conferencias. Seguimos en la segunda parte del libro. Lo dejo para la próxima.

*****

lunes, 22 de mayo de 2017

FRANJA Y RUTA DE LA SEDA.- NUEVOS SENDEROS DE LA GLOBALIZACIÓN MERCANTILISTA.

&&&&&
CHINA. PEKÍN MAYO 2017. CUMBRE DE RUTA DE LA SEDA. ÚLTIMO PASO HACIA LA QUIEBRA DEL DOMINIO DE EE.UU. “HACIA UN NUEVO MODELO DE GLOBALIZACIÓN”?. FORUM BRF.- El Foro Internacional "Cinturón y Ruta de la Seda" celebrado el 14 y 15 de mayo en Pekín, es un paso decisivo en el viraje global a favor de los países emergentes y en desarrollo. La Ruta terrestre y marítima conecta China y Asia con Europa, incluye 65 países con 4.400 millones de habitantes, el 63% de la población mundial, y casi el 30% del PIB global. En opinión de Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China,

"la Franja y la Ruta tiene la potencialidad para modificar el mapa económico mundial y proyectar un nuevo modelo de globalización. Incluso sus más aciagos detractores lo reconocen".

Para nosotros una “nueva geopolítica” de dominación mundial hacia la consolidación del  “NUEVO ORDEN ECONÓMICO MUNDIAL”, (desde lo Oriental) es un paso decisivo en el viraje global a favor de los países emergentes y en desarrollo.(Y las Economías BRICS desaparecieron?). Estamos presentes ante una “nueva y superior” alternativa, dentro del propio sistema capitalista: SALVAR AL SISTEMA; GLOBALIZACIÓN? Y SALVAR AL MODELO: NEOLIBERAL? ambos se hunden hoy victimas de sus propias contradicciones: Asume, 

El Estado en la dirección, control, (geopolítico) franja y ruta potencial para modificar el mapa económico mundial, un “nuevo modelo de globalización”, fuera del control de las corporaciones como es hasta hoy, y entrar al modelo chino, la “GLOBALIZACIÓN DESDE EL CAPITALISMO DE ESTADO”. El Presidente Xi Jinping, en su discurso de Inauguración del Foro Mundial Económico de Davos, Suiza, enero del 2017, expresó lo siguiente:

Que la tarea a emprender, con mira al futuro común promisorio, es fortalecer la globalización económica, pero a la vez de realizar reformas que permitan que este fenómeno sea más inclusivo y sostenible. Xi Jinping, garantizó que China se mantendrá fiel a la política de apertura en todos los aspectos y que proseguirá liberalizando y brindando facilidades al comercio y la inversión. La puerta de apertura de China no se cerrará de nuevo.

Más adelante, planteó posicionar el interés de la gente por encima de todo y enfatizó que China busca asegurar la prosperidad común. Así también hizo hincapié en que es necesario desarrollar un modelo justo y equitativo de Gobernanza que permita afrontar las tendencias de nuestro tiempo. Los países independientemente de sus características, deben ser considerados, como miembros iguales de la Comunidad Internacional con Derecho a igualdad de Representación y capacidad de hacer  escuchar su voz.

En Pekín se dieron cita 28 presidentes y primeros ministros, cien ministros y unos 1.200 delegados de todo el mundo. Entre las presencias destaca la de Vladimir Putin, lo que implica la consolidación de la alianza estratégica RUSIA-CHINA,(el Nuevo Orden Mundial Oriental) mientras la ausencia más notoria fue la de Donald Trump. EUROPA.- Entre los europeos predomina la división. Asistieron mandatarios de primer nivel de España, Italia, Grecia, Suiza, Polonia, Hungría, República Checa y Serbia, por otra parte, Alemania, Francia, Gran Bretaña y Japón enviaron delegaciones de menor nivel. La ausencia de INDIA es la más notoria, molesta por el "corredor económico" que China construye en Pakistán, uniendo Xinjiang con el estratégico puerto de Gwadar en el mar Arábigo. En AMÉRICA LATINA destacó la presencia de Chile y Argentina, países que apuestan fuerte al comercio con China y a las inversiones del dragón en sus economías. Brasil envió una delegación simbólica y México estuvo también ausente.
LOS CORREDORES DE LA RUTA.- Los seis corredores de la Ruta pasan por Rusia o por las repúblicas de Asia Central (Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Pakistán), además de Sri Lanka, Turquía y Mongolia.
Las obras de la Ruta de la Seda consisten en ferrocarriles, carreteras, puertos, aeropuertos, oleoductos y redes de internet con los que China apuesta a lubricar el comercio mundial y potenciar la globalización, mientras Estados Unidos tiende a aislarse en un proteccionismo defensivo.
El año pasado los bancos estatales chinos anunciaron que disponen de 900.000 millones de dólares para financiar mil proyectos de la Ruta de la Seda, en la que participa también el Banco Asiático de Infraestructura e Inversiones (AIIB). Muchos de los proyectos incluyen empresas estatales chinas de petróleo y gas, pero también han confirmado su participación las occidentales General Electric y Siemens, entre otras. En el largo plazo, la Ruta de la Seda "podría impulsar la internacionalización del YUAN fomentando su uso tanto en transacciones comerciales como financieras", sostiene  Tianjie He, de Oxford Economics. La internacionalización de la moneda china, clave en su ascenso al rango de potencia global, se verá facilitada porque las enormes obras que requiere la Ruta serán préstamos chinos en su propia moneda. Pablo Raúl Miércoles 17 de mayo del 2017. Editorial.


/////




FRANJA Y RUTA DE LA SEDA.- NUEVOS SENDEROS DE LA GLOBALIZACIÓN MERCANTILISTA.

*****

Eduardo Lucita. *

Rebelión lunes 22 de mayo del 2017.


En el último Foro de Davos China, asumió como propios la globalización y el litre comercio, lo ratifica ahora buscando liderar la inversión mundial en infraestructura. El gobierno de Macri entre la lealtad al neoliberalismo de cuño anglosajón y la necesidad de vincularse al gigante asiático.

Mientras el Gobierno y los principales empresarios del país se preparan con entusiasmo para ser sede de la reunión de la Organización Mundial de Comercio a fines de este año y del G-20 el próximo, el presidente era invitado a asistir al foro “Una Franja Una Ruta para la Cooperación Internacional”, con la asistencia de 28 jefes de Estado, unas 50 organizaciones internacionales, numerosos ministros, académicos y empresarios de 110 países. EE.UU., Francia, Japón, Alemania y Reino Unido solo enviaron delegaciones.  

Este Foro resultó ser antesala de la programada visita de Estado del presidente Macri para el “Tercer Diálogo China-Argentina para la Cooperación y Coordinación Económica”, donde el tema prioritario fue la búsqueda de financiamiento para obras públicas, luego mejorar el balance comercial –desfavorable para nuestro país- y finalmente inversiones productivas (ver recuadro).

Infraestructura al por mayor.

Las inversiones estatales en infraestructura están resultando un sucedáneo -si se quiere un mercado de reemplazo- ante la debilidad o casi ausencia de inversiones privadas. Este es un fenómeno mundial, desparejo por regiones como es lógico, que se verifica también en nuestro país. China es la avanzada de este proceso, invierte anualmente el 12 por ciento de su PIB desde hace varios años y busca ahora internacionalizarlo. Bajo el atractivo lema de “cooperación” busca fortalecer su posicionamiento económico con el mayor proyecto de la historia.  

Conviene recordar que en su encuentro de principios de abril los presidentes Donald Trump y Xi Jinping acordaron la participación china en el financiamiento del macroplan de infraestructura proyectado por la nueva Administración estadounidense para los próximos años.  

El multilateralismo oriental.

Hasta hace poco las relaciones comerciales y de inversión de China con Asia, África y América Latina eran bilaterales, de país a país. Desde la asunción de Xi Jinping esta concepción ha comenzado a cambiar.  

Es que la segunda economía del mundo según su PIB, la primera exportadora y la principal fuente de acumulación de capitales, está creciendo a solo el 6,5 por ciento luego de hacerlo a tasas de dos dígitos durante varios años, para peor economías asociadas a su desarrollo también se contraen o bien toman medidas proteccionistas.  

La conclusión que expuso el presidente XI al asumir en 2013 es que ya no alcanza con exportar –o que para continuar haciéndolo- es necesario promover el desarrollo de mercados internos compradores de sus productos. De ahí a un enfoque multilateral hay un solo paso. La decisión del presidente Donald Trump de sacar a EE.UU. de la Alianza Transpacífico (TPP) favorece las iniciativas de política exterior de China, más aún cuando esta asume el liderazgo de la globalización y el libre comercio.  

La Franja y la Ruta de la Seda.

Es en este contexto que cobra sentido la iniciativa de la Franja y la Ruta, que rememora el antiguo Camino de la Seda de 2000 años atrás. Una franja terrestre que atraviesa Asia Central y una ruta marítima que partiendo del Mar de la China Meridional atraviesa el Océano Indico y desemboca en el Mediterráneo. Sobre esa Franja y esa Ruta se proyecta extender un entramado de carreteras, puertos, ferrocarriles… que vinculará Asia con Europa, involucrando 60 países que albergan el 60 por ciento de la población mundial y aportan un 33 por ciento al PIB global.  

China es hoy el principal financista mundial, su banco de desarrollo ya otorga más préstamos que el BM y ha impulsado el NBS, banco de desarrollo de los BRICS y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras. Ha constituido un fondo de 40.000 millones de dólares para la Franja y la Ruta, que se adicionan a los 50.000 ya comprometidos para la inversión en Asia Central. El proyecto final puede llegar a sumar 400.000 millones.  

¿Qué gana China con semejante generosidad?: Ocupar espacios económicos y financieros, colocar sus enormes excedentes monetarios que le traen no pocos problemas internos, proveer conectividad a sus proveedores de materias primas y asegurarse así su abastecimiento y desarrollar esos mercados internos para colocar sus excedentes de producción. No en vano todos los grandes conglomerados industriales chinos tienen garantizado el flujo de mercancías con accesos directos a la franja y ruta.  

Todo debe inscribirse en el Nuevo Orden Internacional que se está gestando por agotamiento del que surgió en la posguerra.  




___ Franja terrestre

------ Ruta marítima  

……………………………………………………………………………………..

Recuadro

Obras públicas al por mayor.

El saldo de este diálogo es la confirmación de un macro plan de obras públicas –cuyas líneas generales ya fueron trazadas en el gobierno de CFK en 2013- financiado por China, que en un primer tramo contará con el aporte de 17.000 millones de dólares -centrales nucleares (no hay estudios de impacto ambiental ni de costo final de la energía); rehabilitación de redes ferroviarias (prioritariamente líneas San Martín y Belgrano); una estación fotovoltaica (energía solar)- que contarían con participación de empresas locales hasta un 85 por ciento a cambio de adjudicaciones directas sin licitación. El resto hasta llegar a 32.000 millones son promesas que a la luz de anuncios anteriores no concretados (presidencias de NK y CFK) veremos si efectivamente se cumplen.  

El hecho de que China resulte prácticamente el único prestamista de largo plazo de nuestro país implica una doble dependencia. A la tradicional subordinación con las grandes potencias occidentales y los organismos multilaterales de crédito se agrega ahora la de China y sus instituciones financieras. Con ellas tendrán que luchar quienes en el futuro intenten construir una nación independiente y soberana.

*Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).


*****