domingo, 22 de enero de 2017

HISTÓRICA MOVILIZACIÓN DE MUJERES EN WASHINGTON CONTRA EL PRESIDENTE DONALD TRUMP

&&&&&
TRUMP ATACÓ A LAS MUJERES QUE SE MOVILIZARON EN SU CONTRA.- Respondió con ironía en su cuenta de Twitter.

El Presidente de los Estados Unidos criticó las multitudinarias protestas y preguntó en tono burlón por qué no descargaron su bronca en las urnas.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, respondió en Twitter a las multitudinarias marchas en su contra celebradas el sábado en muchas ciudades de ese país y se preguntó irónicamente: "¿Por qué esas personas no votaron?"

"Vi las protestas de ayer, pero bajo la impresión de que acabamos de tener una elección. ¿Por qué esas personas no votaron?", sostuvo Trump en su cuenta personal de Twitter, que sigue usando pese a que también cuenta con la oficial asignada al presidente (@POTUS). 


Trump criticó con dureza a las celebridades que participaron en las marchas en su contra.
***

Watched protests yesterday but was under the impression that we just had an election! Why didn't these people vote? Celebs hurt cause badly.

Trump señaló, además, que las celebridades que asistieron a esas marchas, entre ellas las cantantes Madonna y Alicia Keys, las actrices Scarlett Johanson, Ashley Judd y América Ferrera, y el cineasta Michael Moore, "dañaron gravemente la causa", consignó la agencia EFE.

Las denominadas Marchas de las Mujeres se celebraron este sábado para enviar un mensaje de resistencia contra la Presidencia de Trump en 670 ciudades, con una asistencia de más de un millón de personas en total. También hubo actos en otras 70 ciudades de todo el mundo.

La concentración celebrada en Washington superó todas las expectativas, con más de medio millón de manifestantes, y se convirtió en una de las concentraciones más masivas vividas en la capital estadounidense.

Durante su visita del sábado a las instalaciones de la CIA en Langley (Virginia), Trump acusó a los medios de mentir sobre las cifras de asistencia a su investidura presidencial.

Sin embargo, sin cifras oficiales para comparar, los datos del subte de Washington sí muestran que hubo muchos más usuarios en la mañana del sábado para acudir a la marcha que los que viajaron en ese transporte el viernes para asistir a la investidura de Trump.


/////



HISTÓRICA MOVILIZACIÓN DE MUJERES EN WASHINGTON CONTRA EL PRESIDENTE DONALD TRUMP.
RESPETA NUESTRA EXISTENCIA O ESPERA RESISTENCIA.
*****

La escritora peruana Claudia Salazar Jiménez –Premio Las Américas de Novela – que reside en Nueva York, cuenta para Página /12 su experiencia en la multitudinaria marcha de mujeres en Washington en protesta contra el flamante Presidente norteamericano.

Por Claudia Salazar

Desde Washington DC.

Página/12 domingo 22 de enero del 2017.

Ventanas destrozadas, tachos de basura quemados, la policía rociando gases lacrimógenos a los manifestantes. Algunas calles de Washington DC completamente cubiertas por el humo y la gente corriendo sin ningún orden. El desborde de la frustración luego de la jura de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos el mediodía del viernes 20 de enero.

Este fue un panorama muy distinto al del día de ayer. Un día marcado por el reclamo de justicia, igualdad y democracia en la marcha de mujeres más grande de la que se tiene recuerdo. Se esperaba la asistencia de unas doscientas mil personas, pero los primeros conteos afirmaban que el número no bajaría de quinientos mil y que probablemente se acercaría al millón. Según lo que pude ver, el millón es un número más cercano a esta explosión de indignación y reclamo. Un millón de voces.

  El día comenzó a las 4.30 de la madrugada en Nueva York, todavía con el cielo oscuro, desde donde abordamos los buses que nos llevarían a la marcha. Curiosamente, mi bus llevaba el nombre de “Bus de los artistas” y era uno de los muchos que se lanzarían a la carretera a las 5 de la mañana, en una caravana llena de feministas adormecidas. La llegada a DC estaba programada para las 10, hora oficial del inicio de la marcha, con una asamblea donde participarían personalidades reconocidas, activistas, artistas y celebridades.

 La mañana nos sorprendió en pleno tráfico de la carretera. La carretera estaba llena de buses cuyo interior rebosaba de personas con carteles. ¡Todos iban a la marcha! Quizás nos despertó el cambio de velocidad del bus, la sensación de que avanzábamos más lento o de que casi no lo hacíamos. Aunque suene contradictorio, el cuerpo no sólo se irrita por la velocidad, también es susceptible a la lentitud. La vida reclama seguir avanzando.

Y de pronto, una marea rosada. La ola de “pussy hats” nos dio la bienvenida a Washington. Muchas mujeres de diferentes ciudades del país tejieron para sí mismas y para sus amigas y compañeras de la marcha unos gorros de mil tonos de rosa, con dos orejitas que simulaban un gato (también llamado “pussy” en inglés, palabra que también denomina los genitales femeninos, la “concha”). Los pussy hats eran democráticos, no discriminaban por edad, orientación sexual, raza, había tantos tonos de rosado como grupos de manifestantes. Pussy hats como respuesta indignada a la infeliz frase del ahora presidente Trump, quien dijo a las mujeres que había que “agarrarlas por la concha”. Bajamos del bus y uno de los primeros afiches decía “No vas a agarrar ni mierda”, en letras doradas llevado por tres chicas totalmente agatunadas. No solamente el gorro, sino las máscaras, la pose, colas, sus cuerpos gritando rotundamente ¡NO! al desprecio misógino mostrado por Trump durante su campaña electoral.


Otras amigas llegarían luego en otros buses, y confiábamos en nuestros teléfonos y las redes sociales para encontrarnos. Así que nos dirigimos al punto de inicio de la marcha, en el cruce de la Avenida Independencia y la Calle Tres. La marea humana era impresionante, no solo por su cantidad sino por su diversidad. Los carteles expresaban, en diversos tonos y estilos, los reclamos y preocupaciones de quienes habíamos decidido participar, poner el cuerpo en la capital del imperio.

La palabra “feminista” se repetía en remeras, banderolas, carteles, dibujos. ¿No decían que era una palabra que provocaba miedo y hasta rechazo? “Mi cuerpo, mi decisión”, invocaban unas jóvenes universitarias que venían desde Austin y marchaban por defender su derecho a elegir y a tener acceso a Planned Parenthood, una organización sin fines de lucro que brinda acceso a salud reproductiva de la mujeres. Trump y los congresistas republicanos tienen en la mira retirar los fondos estatales que recibe esta institución, lo que dejaría sin cobertura a mujeres de escasos recursos.

“Somos viejas mujeres repugnantes” (Nasty old women) reclamaban las remeras rosadas de tres señoras que ya eran veteranas de las luchas feministas de los años sesenta y que ven con temor una amenaza a estos derechos con el gobierno de Trump.

Si los pussy hats fueron el objeto símbolo de la marcha, la frase “Nasty woman” (mujer repugnante) se convirtió en el emblema. En plena campaña presidencial, Trump no supo qué responder a las ideas de Hillary Clinton durante un debate y sólo atinó a llamarla “Nasty woman”. Desde allí, lo repugnante ha sido recuperado por los movimientos feministas y se ha vuelto un significante que las mujeres llevan con orgullo: “Las mujeres repugnantes siguen luchando”, “Las mujeres repugnantes consiguen hacer las cosas”, “Sigue siendo repugnante”, y así en ciencia de carteles y hasta bandas que llevábamos como si fuéramos ganadoras de concursos (abyectos) de belleza.

La marea humana no nos permitió llegar al inicio de la marcha, pues se iba haciendo más compacta a medida que nos acercábamos a la avenida Independencia. Por la calle tres fue imposible, así que intentamos por la calle seis, donde habían colocado una pantalla gigante. En ese momento, daba un discurso Gloria Steinem, una de las lumbreras del feminismo estadounidense, desbordada ella misma por esa multitud que seguía creciendo y ovacionándola. En su discurso reconoció la potente energía de los manifestantes, la clara respuesta frente al nuevo presidente. Más ovaciones. Y dijo también algo fundamental, que es importante poner el cuerpo y no solamente “hacer clics”. Más ovaciones. En ese momento me di cuenta de que no había cobertura de Internet. Como si fuera un conjuro de la Steinem, no más clics, ni tweets, ni Facebook. Puro cuerpo. Piernas para seguir marchando, piel para seguir aguantando el frío, brazos para levantar nuestros carteles.


La avenida Independencia se resistía, y ya que era central en la ruta de la marcha, había que entrar en ella. Mientras tanto, sus márgenes, las avenidas paralelas veían también la marcha sin la celebridades. Un niña llevada en hombros por su padre con el cartel “Ya es suficiente. Soy suficiente; una madre y su hija compartiendo “Pelea como una chica”; un niño de ojos brillantes reclamando “Protejamos a los niños trans”; la joven afroamericana sin pussy hats pero con los bigotes gatunos dibujados sobre el rostro; el chico de falda y su “bésame, soy queer”; diversidad de reclamos, diversos motivos por los que estábamos allí.

La diversidad también se organizó paralelamente en grupos de tambores. Uno muy especial fue el grupo Batala, de DC. Se alinearon a un lado de la acera y bajo la dirección de una mujer que parecía salida de una película hippie (vestido delicado, ¿cómo no sentía frío?) impregnaron el aire húmedo de la resonancia de sus tambores. Ligeros al inicio, y cada vez más potentes, más y más hasta que los cuerpos se convertían en una extensión de esas vibraciones. Los cuerpos eran percusión y el frío se volvía nada, mientras que detrás de la banda un cartel resumía la escena: “Solamente amor”.

Otro intento por entrar en la Independencia; pero los márgenes ya había hecho lo suyo: la marcha tuvo que cambiar su ruta. En ese momento, la internet se reactivó y entró el mensaje de una amiga: “Claudia, que está pasando, no estamos avanzado aquí. Estamos cerca del estrado”. Iba a responder y la red de cayó nuevamente. Pasó eso, el desborde.

Pasó que la ruta Pre establecida no pudo contenernos. Ni a los musulmanes repitiendo “No somos terroristas”, ni a los afroamericanos con su combativo “Black Lives Matter”, ni a los latinoamericanos con carteles escritos en español “Los migrantes no somos violadores”. Menos aún a los niños que corrían envueltos en las banderas del arco iris y a los miles de hombres que caminaban al lado de sus esposas, amigas madres, abuelas, con carteles “Yo apoyo lo que digan ellas” y flechas señalando a todas las que marchábamos. O a aquel chico delgado con pinta de rockero “Los hombres de calidad no temen la igualdad”.

Dentro de su ritmo pacífico, hubo también espacio para el disenso y las manifestaciones medievales en medio de la marcha: grupos religiosos conservadores que nos llamaban pecadoras y abominación, leyendo en voz alta pasajes bíblicos y conminándonos a regresar a nuestro rol natural de santas mujeres, adjudicado por el buen señor de los cielos, y carteles repitiendo lo mismo; se acercó una mujer con flores y el lema “Querido Blanco supremacista patriarcal. No somos nosotras, eres tú. “¡Lárgate!”. Y a pocos metros, uno de ellos llevando orgulloso su cartel: “El feminismo es una rebelión”. Todas pasamos a su lado y nos tomamos fotos con él, sonrientes. En su ignorancia conservadora, el tipo lo había dicho todo.


*****

LA DESIGUALDAD Y LA EXPLOTACIÓN CONDENA A LA HUMANIDAD Y AL PROPIO PLANETA TIERRA.

&&&&&


CUATRO CONCLUSIONES QUE DEJÓ A LA REGIÓN EL FORO DE DAVOS 2017. Gabriela Mora. La desigualdad económica, la polarización social y los crecientes peligros medioambientales serán los tres riesgos principales del mundo en los próximos diez años, según el Foro Económico Mundial.
Al llegar enero el Foro Económico Mundial reúne a miles de empresarios y líderes de todo el mundo en Davos, Suiza, para tratar temas económicos, políticos, ambientales, y muchos otros de interés para toda la región. Acá le presentamos un repaso por las principales conclusiones del encuentro.

Competitividad.

Según el Índice de Competitividad del Talento Global, presentado hoy en el Foro de Davos, Costa Rica se ubica como el segundo país que mejor trabaja en la atracción y retención de talento en América Latina, solo por debajo de Chile.
El país centroamericano ocupa la posición 39 de 118 países analizados, mientras que Chile se ubica en el puesto 34. En cuanto a los demás países del istmo, Panamá se encuentra  como número 48, Guatemala en el 85, seguido de Honduras en el 93. Mientras tanto, El Salvador y Nicaragua obtienen las calificaciones menos alentadoras, 95 y 99 respectivamente.
Este índice toma en cuenta la capacidad de los países a la hora de facilitar, captar, desarrollar, retener el talento y habilidades técnicas y profesionales y de conocimiento global. La importancia de este estudio se debe a que los mejores profesionales ya no se trasladan a los grandes centros de empleo, sino que son las empresas las que se instalan donde esté el mejor talento.

Política.

Expertos en finanzas y economía del mundo mostraron preocupación y alertaron sobre el peligro que supondrían las políticas proteccionistas que dejó entrever el presidente de Estados Unidos Donald Trump durante su contienda electoral.
La directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, mencionó que a previsión de crecimiento de este año en Estados Unidos fue revisada al alza por la reforma fiscal prevista y el paquete de estímulo económico. “Lo que no está del todo claro es cómo este estímulo fiscal se va a combinar con medidas comerciales que tendrán en su mayoría un impacto negativo”, agregó.
Y es que Trump no solo ha prometido sólo gastar dinero para mejorar infraestructuras clave en Estados Unidos, como aeropuertos, carreteras o puentes, sino que también ha anunciado que suspenderá tratados de libre comercio y negociará para obtener condiciones más favorables, especialmente en China.

Ambiente.

La Comisión de Comercio y Desarrollo Sustentable presentó en Davos el Informe “Mejores Negocios. Un mundo mejor”, el cual destaca que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) podrían suponer la transformación hacia un modelo económico más justo, inclusivo y sostenible, y, por ende, una oportunidad única de negocio.  
La Comisión reconoce que los ODS podrían desencadenar un paso en el crecimiento y la productividad, estimando que los negocios sostenibles podrían generar US$2 billones en oportunidades de mercado y 380 millones de empleos nuevos para 2030. Sin embargo, para que esto suceda es necesario que se produzca un cambio radical en las comunidades empresariales y de inversión.

Economía.

Lagarde, directora del FMI se mostró optimista acerca de las perspectivas de crecimiento económico, afirmando que seguirá aumentando a pesar de la incertidumbre política, el regreso del proteccionismo y la fortaleza del dólar. Según las proyecciones del FMI, la actividad económica se incrementará en los próximos años pasando del 3,1% en 2016 al 3,4% en 2017 hasta alcanzar el 3,6% en 2018.
Asimismo, se destacó que el principal impulso seguirá siendo el de las economías asiáticas. China crecerá 6,5%, mientras que en el caso de India habrá una aceleración hasta 7,2%. En conjunto, los mercados emergentes pasarán de una expansión del 4,1% en 2016 a 4,5% este año.
/////

Josetxo Ezcurra.
Esta salvaje e inhumana realidad producto de la desigualdad económico-social (la voracidad, saqueo y expoliación del capitalismo salvaje) y la extensión y radicalización de la guerra, habrá por lo menos "tocado" la sensibilidad de los 8 hombres más ricos del mundo, preesentes en Davos-FEM-2017 y los gobiernos globalizadores, para por un momento pensar que están destruyendo la humanidad y acabando con la Madre Naturaleza.
***


LA DESIGUALDAD Y LA EXPLOTACIÓN CONDENA A LA HUMANIDAD Y AL PROPIO PLANETA TIERRA.
Davos atiende la agenda de la riqueza con preocupación por la desigualdad.
*****

Julio C. Gambina.

Rebelión sábado 21 de enero del 2017.


Desde 1971 que se reúne el Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, como ámbito de encuentro del poder económico y político mundial para discutir los problemas y el rumbo de la economía mundial. [1]

No es casual que sea desde entonces un tiempo coincidente con la brutal ofensiva del capital para modificar la orientación del sistema mundial que tenía para entonces a las/os trabajadoras/es y los pueblos en la ofensiva recortando las ganancias empresarias.

A comienzos de los 70 se procesa la mayor acumulación de poder popular de las/os trabajadoras/es en el mundo; no solo medido en salarios o ingresos populares, sino en la disputa de la renta y en la construcción de un imaginario civilizatorio no capitalista. Es el momento de la bipolaridad y el auge de la solidaridad mundial con Vietnam; la expectativa del triunfo de Salvador Allende y su Unidad Popular en Chile, entre los más destacados episodios de la ofensiva popular de entonces.

La destrucción de esa acumulación es lo que se comenzó a pergeñar en la nevada Davos a comienzos de los 70´, convergente con la Comisión Trilateral y otras iniciativas similares. De allí surge una recurrencia de cónclaves anuales para identificar los rumbos de acción. Ahora se proponen como el ámbito de la cooperación público-privada, el nombre que se asigna a la privatización en los tiempos que corren.

El capital ya no le teme al Estado construido entre 1930 y 1980, habiendo ganado la batalla ideológica sustentada desde el neoliberalismo y el Consenso de Washington contra el gasto estatal y a favor de la iniciativa privada.

De aquel proceso deslegitimador se avanza a una nueva legitimación del Estado capitalista al servicio del régimen del capital. Se fue de la crítica al papel del Estado a la absorción de una nueva reformulación del papel del Estado para sostener al capitalismo.

Hace algunos años, OXFAM presenta en el FEM su informe sobre desigualdad. [2] La versión 2017 señala que “Tan sólo 8 personas (8 hombres en realidad) poseen ya la misma riqueza que 3.600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad. La súper concentración de riqueza sigue imparable.”

Es curioso que en ese ámbito del poder mundial se expliciten estos datos del oprobio construido en la sociedad capitalista, cuyo eje es la ganancia, la acumulación y la dominación; y no la satisfacción de las más amplias necesidades sociales como aspira a conmover el Informe OXFAM.

Un límite serio del importante estudio de OXFAM es que no supera la descripción del fenómeno de la pobreza, la desigualdad y la concentración de riqueza. Aun cuando califica al capitalismo como “cortoplacista: el dividendo manda”, o “clientelar al servicio de las élites”, el problema de fondo es el “capitalismo” en sí mismo, su lógica por la explotación de la fuerza de trabajo y el saqueo de los bienes comunes.

Aun cuando se informan sobre la pobreza, la verdadera discusión del FEM es la riqueza, ahora en 2017 bajo el lema “Liderazgo responsable y receptivo”, precisamente cuando la realidad exacerba la desigualdad y la explotación condenando a la humanidad y al propio planeta Tierra.

Gobierno Macri en Davos.

Hacia el FEM marcharon 4 ministros argentinos: Hacienda, Producción, Educación, Relaciones Exteriores, y el titular del BCRA; para ofrecer “oportunidades de negocios” a los inversores externos.

Estos, los inversores potenciales, demandan “control social y sindical” para asegurarse el retorno de sus inversiones.

Por eso, la principal preocupación del gobierno pasa por disciplinar al movimiento obrero y cooptar a una parte de la dirigencia sindical al objetivo estratégico de disminuir el costo salarial y laboral.

Es política y economía. Sin control político del conflicto no pueden avanzar en cambios institucionales, laborales, para incidir en la ecuación de rentabilidad de la inversión.

Por ahí viene el sendero de los acuerdos laborales y de productividad en Vaca Muerta y el chantaje de la patronal en Artes Gráficas Rioplatenses S.A., AGR, y en variados otros casos, como próximamente en la carne.

La argumentación pasa siempre por transferir el costo de oportunidad de la inversión y el crecimiento económico a las/os trabajadoras/es.

Resulta de interés el tipo de respuesta que genere el movimiento social, fragmentado en varias centrales sindicales y con debate entre sí y en el interior de ellas sobre los modos y las formas de la confrontación con el poder.

La ofensiva gubernamental pretende inaugurar un nuevo tiempo político y económico en el país, en sintonía con nuevos procesos en la región y el mundo a partir de la deslegitimación de los partidos políticos tradicionales.

Es la primera vez que bajo imperio constitucional no hay un radical o un peronista en el gobierno. Es algo que puede consolidarse en las elecciones de medio turno en octubre próximo y disputar un nuevo periodo en 1919.

Por eso es tan importante la pulseada que se juega en la unidad de acción del conflicto social, amenazado por concepciones aislacionistas que privilegian las diferencias sectoriales de la confrontación o la adhesión a tal o cual parcialidad de la respuesta política, mediado por las opciones electorales.

En simultáneo al cónclave del poder en Davos, la Argentina tomó nueva deuda pública por 7.000 millones de dólares, exponiendo en la vidriera suiza las posibilidades de fáciles ganancias que se logran en el país.

La tasa pagada por la colocación de esos títulos (6,3% promedio) es menor que la que se venía asumiendo, pero sigue estando por encima de lo que paga Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia o Chile, por solo mencionar países vecinos.

En Suiza, los funcionarios de Macri señalan que este año Argentina superará la recesión del 2016, aun cuando no existen datos oficiales al respecto y solo se confirman las pérdidas de puestos de trabajo en el sector privado y estatal, o se verifica una inflación superior al ajuste de ingresos de trabajadores regulares, en situación irregular, o pasivos.

La caída industrial del año 2016 supera el 5%, la recesión económica está por encima del 3%; la inflación superior al 40% y una proyección cercana al 25% para el 2017 impiden bajar las tasas de interés que paga el BCRA por las LEBAC (24,75%) exacerbando la especulación financiera.

Más allá de los discursos fronteras afuera, en el terreno local se avanza con disposiciones ejecutivas, sea avanzando sobre las reformas al régimen de ART más allá del debate pendiente en el Parlamento, o sustituyendo funcionarios para “homogeneizar” la política oficial de cara al proceso electoral.

Hay afinidad entre el gobierno Macri y el sentido esencial que se expresa en el FEM en Davos. En ambos discursos se habla de la pobreza y se consolida un rumbo por la riqueza y la mayor concentración económica y del poder.

Adecuarse al nuevo tiempo.

El libreto del gobierno es clarísimo y apunta al crecimiento económico del capitalismo local, lo que requiere de capitales externos, vía inversión directa o préstamos, al costo más bajo posible, aun cuando sea mayor al que soportan otros países en la región.

Por las dudas señalamos que crecimiento no significa necesariamente resolver los problemas de la pobreza o la desigualdad, si los de la concentración de la riqueza.

El propósito gubernamental se procesa en el marco de un nuevo ciclo de gobierno en EEUU, con un Donald Trump “nacionalista” que ofreció en su discurso inaugural continuar privilegiando el interés de su país antes que el de cualquier otro.

¿Cuál será la novedad en la formulación? Desde Washington siempre se privilegia el interés nacional por sobre cualquier otro interés, nacional, social, o humanitario.

No hay novedad y sí, se consolida un enfoque restringido de beneficiarios futuros de la política en la mayor potencia del sistema mundial.

Pese a todo existen expectativas del bloque en el poder en Argentina en la nueva etapa, y por eso se anuncian conversaciones por inversiones en áreas estratégicas, por ejemplo en energía.

Hay que destacar que el nuevo Secretario de Estado en la era Trump es Rex Tillerson, un EXXON Mobil (ex Standar Oil) y principal motor de la fractura hidráulica (fracking) para explotar yacimientos de hidrocarburos no convencionales, los que definen al yacimiento Vaca Muerta y sus reservas de gas y petróleo.

En el gabinete de Trump existen varios hombres de negocios, del petróleo y la banca, con quienes podrán entenderse los gobernantes locales con historia y trayecto en el mundo de las empresas.

La imagen no solo fue la asunción de Trump como gobernante, sino también las protestas, anticipando las dificultades de la estabilización de una política asumida desde un lenguaje racista y de discriminación, sustentando por uno de los grandes beneficiarios del capitalismo global.

En EEUU como en nuestro país o cualquier territorio no solo existe la voluntad de los gobernantes, sino que los pueblos también tienen vos y pueden ser parte de la articulación de proyectos sociales, económicos y políticos que definan procesos civilizatorios de carácter alternativo.

*****

Notas:

[1] El Foro empezó como Foro Europeo de Gestión y en 1987 asumió su nombre actual como FEM. Dicen: “En 2015, el Foro fue reconocido formalmente como una organización internacional. Es ahora en la siguiente fase de su viaje como la plataforma mundial para la cooperación pública-privada”. https://www.weforum.org/about/history

[2]
OXFAM. Una economía para el 99%. Es hora de construir una economía más humana y justa al servicio de las personas, en: https://www.oxfam.org/es/informes/una-economia-para-el-99

*****