martes, 14 de febrero de 2017

PERÚ: PAÍS DE HALCONES Y SAPOS. ESCENARIO DE TIBURONES Y DINOSAURIOS.

&&&&&


LA CORRUPCIÓN, ESCENARIO DE HALCONES Y SAPOS. MEJOR ESCENARIO DE TIUBURONES Y DINOSAURIOS.- Pero están en mismo sub-mundo infernal de la economía criminal.-  Una "clase política" fracasada absolutamente, - se ahoga en su propia e inmunda piscina llena de estiércol - un escenario político nacional complejo, turbulento, con fuertes olores a putrefacción de un modelo económico-social-político que se auto-suicida, sin salida, sin alternativa a nivel local-global, producto de sus propias contradicciones, extrema codicia, extorsión, pillaje y a saqueo de los recursos naturales, y exacerbado fundamentalismo consumista. Pero que sucede en la "vereda del frente" de esta larga Avenida Política del siglo XXI, que los intereses, derechos y reivindicaciones del pueblo que han sido traicionados, se mantienen "suspendidos en el aire", están flotando, porque quienes deberían asumir esta responsabilidad social y compromiso político, la Izquierda Democrática, también los atrapó el "infantilismo político" - la maldita división, los está destruyendo como alternativa Política, más allá, la coyuntura nacional, no encontramos, no presenta una alternativa Política, Histórica frente a esta realidad que se destroza ante el abismo de su propia descomposición como modelo enfermo y con fuertes síntomas de varias enfermedades terminales, hoy en “sala de cuidados intensivos”.

El escenario político, producto de las propias contradicciones de las clases dominantes fracasadas en “empujar” su modelo, reactivado por los triunfos de la Derecha global, hoy entró al submundo de su propia destrucción: La CORRUPCIÓN Institucionalizada… y si seguimos caminando, el camino que encontramos está totalmente capturado por la “economía criminal”. Odebrecht  representa (más las otras 4 empresas brasileñas de construcción) – la investigación encontrada de las 100 caras deformes, de los mil rostros existentes, que tiene hoy la  CORRUPCIÓN INSTITUCIONALIZADA en nuestro país. Cuidado no nos dejemos sorprender por la campaña masiva e interesada de la prensa nacional, acabando totalmente con Toledo, pero los 900 rostros más – las caretas deformes visibles e invisibles – de la CORRUPCIÓN hoy en nuestro país. Esos mil rostros hoy representan la “gigante” – que camina, atrapa, captura lo que encuentra en el camino, como es la ECONOMÍA CRIMINAL poderosa, violenta, mundializada, en los tiempos histórico-político de hegemonía del neoliberalismocorrupción, evasión de impuestos, lavado de activos, narcotráfico, narco-terrorismo, trata de personas – niños y jóvenes para el trabajo ilegal – minería criminal – y mujeres para la prostitución, migración ilegal, contrabando, bandas armadas de criminales hoy globalizada –sicarios – y en general la minería ilegal, criminal.

Finalmente si hablamos de Halcones y sapos, por el cómo viven en la sombra ilegal, estos degenerados hoy están presentes, metidos en toda su extensión y dimensión en el carácter que hoy tiene y presenta la CORRUPCIÓN en nuestro país: es histórica, estructural, múltiple, compleja y diversa, así como la forma de distribución de la coima y los “personajes” “titulares” de la corrupción es muy amplia, generalizada; para la propia protección – y ser intocables - primero es directa, para premiar a los “inocentes”, calichines, – hacia los peces pequeños – que sirven testaferros de los Dinosaurios; pero también es invisible, dispersa hacia los “peces grandes”, los Tiburones y Dinosaurios, mundo propio de los Halcones – poderosos, militarizados, millonarios, filántropos de la política en apariencia, pero en el fondo agazapados están los sapos, que emergen cuando el ambiente y las condiciones le facilitan, un mejor panorama. Los espera su “creación” más grande L.OS PARAISOS FISCALES, donde “estará seguro” el dinero robado, saqueado de su propio país.

/////




Perú. Palacio de gobierno, en la mira de la voracidad y el pillaje de las clases dominantes. Hoy fracasadas, producto de de la Corrupción Institucionalizada.

***


PERÚ: PAÍS DE HALCONES Y SAPOS.
*****
Pablo Najarro Carneiro.
ALAI. Otra Mirada lunes 13 de febrero del 2017.

La frase de Arguedas en su obra póstuma (1), podría encerrar más allá de lo literario, considerando su camino suicida, la descripción del país en que vivía y en el que vivimos.

“Y creo que el intento de suicidio, primero, y luego las ansias por el suicidio fueron tanto por el agotamiento – estoy luchando en un país de halcones y sapos desde que tenía cinco años – … y no en el zumbar de la mosca que uno percibe apenas el oído se forma, a través del morder conviviente del piojo en el cuero cabelludo y en la barriga, y en los millones de mordeduras a la raíz y a las ramas todavía tiernas de la suerte, que te dan hombres y ríos, grillos y autoridades hambrientas”. Casi medio siglo de una realidad que no cambia. Súmese a ella la frase de Gonzales Prada: "El Perú es un organismo enfermo: donde se aplica el dedo brota el pus", tiene ya más de un siglo. Nada ha cambiado. Nada está cambiando. Cada gobernante que llegó al poder desde hace un siglo – salvo quizá Velasco y Paniagua – sólo han buscado cual halcones, comer este país rico y agonizante.

Carroñeros de su propia sangre, sin identidad atávica a la tierra que los vio nacer, sólo buscan el lucro crematístico. La corrupción está ya ingénita en cada ciudadano del país. Creo que esto es innegable. Si se puede robar se roba. Si alguien roba, pero hace algo, es aceptable. Al parecer sólo delincuentes, desde la década del noventa, han ido detrás del poder. Cuales sapos, van ávidos detrás de un cargo donde puedan ganar y recuperar lo invertido. Ya no es la idea del minister como servicio a la polis. Ahora es la cleptocracia como sentimiento natural. Se habla de políticos, cuando en realidad son oportunistas de turno, que casi siempre levantan banderas de un social nacionalismo que no sienten ni viven. Hay en el fondo todavía, de los pocos peruanos honestos que quedan, la esperanza de un gobernante que de verdad sienta y ame al Perú. Pero desde hace treinta y dos años, desde el gobierno de Alán García y con la llegada del fujimorismo, entramos a fondo y al fondo, en un ciclo de estafa política que todavía persiste. Siendo descarado y pedante. Pueden mentir y no sentirse mal. Fue la génesis de una política económica neoliberal a ultranza. El ama sua y el ama q’ella incásico es para ellos historia lejana.

Los muchos que hacen política, ubicados en el espectro hacia la izquierda, tampoco quieren cambiar el país. Muchos terminan en una especia de síndrome de Estocolmo, asumiendo lo que denunciaban. El ultimo de pensamiento socialista que asumió un cargo popular y probamente, fue Barrantes Lingán. De Villarán sólo decimos que llegando al poder, lo hizo mal. Algunos opinólogos y hepatólogos dicen que la izquierda gobernó. No lo ha hecho. Ha creído ingenuamente en líderes efímeros o creados por la economía neoliberal. García, resucitando el sentimiento socialista de Haya. Toledo recurriendo al mito de inkarri. Humala recordándonos a insignes militares provincianos y patriotas. Ninguno de ellos fue de izquierda o socialista. Que los de izquierda se auparon ingenuamente, fue peor.

Lo peor de todo, al pensar en toda esta miseria, es saber que hay hombres y mujeres que alaban, justifican y hasta escriben para justificar el robo y la mentira. Lo peor de todo es que se lo achacan a la izquierda y al socialismo. Obnubilados en – se puede suponer – los recursos económicos que los apoyan, lanzan diatribas al viento. ¿La ignorancia de verdad es atrevida?, compruebo que sí. Mientras, el país llega al marasmo moral, a la anomia política con el silencio cómplice de socialistas estafadores.

Pero hay un sueño…

“al fin de la batalla, y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre y le dijo: «¡No mueras, te amo tanto!» Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo… Le rodearon millones de individuos, con un ruego común: «¡Quédate hermano!» Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo. ¿Podremos terminar el poema “Masa” de Vallejo?

 Nota

El zorro de arriba y el zorro de abajo es la sexta y última novela del escritor peruano José María Arguedas publicada póstumamente en 1971.

*****