martes, 15 de noviembre de 2016

ARGENTINA: “ES COMO LA DICTADURA A LOS '90”.

&&&&&
COMO EN LOS 90, OTRA VEZ A MERCED DEL MERCADO. El dólar trepó 32 centavos y el riesgo país subió 5.9% por el efecto Trump.
Tras aplicar un Programa de desregulación de los movimientos de capitales, eliminar controles a la compra de divisas y estimular la entrada de inversiones especulativas, el país quedó muy expuesto a la volatilidad del contexto económico internacional. Página/12. Federico Kucher.-

La victoria de Donald Trump en Estados Unidos puso en aprietos a los países de la región y la Argentina es una de de las economías que más tensiones enfrenta. El dólar cerró ayer a 15,80 pesos, al subir 32 centavos respecto del viernes y acumular un aumento de 60 centavos, 3,9 por ciento, desde la elección del candidato republicano el martes de la semana pasada. El país, tras aplicar un programa de desregulación de los movimientos de capitales, eliminar controles a la compra de divisas y estimular la entrada de inversiones especulativas, quedó muy expuesto a la volatilidad económica provocada por el shock internacional. Economistas consultados por Página/12 indicaron que Trump afectó la estrategia de Macri de financiar con endeudamiento externo los desequilibrios fiscales, puso en duda el éxito del blanqueo y frenó las expectativas de crecimiento para el próximo año. Se prevé ajuste sobre cuentas públicas, incertidumbre con la cotización del dólar y mayor presión en materia de inflación.

“El Gobierno tiene una política económica esquizofrénica. Desde mitad de año aplicó una política monetaria dura y una estrategia fiscal expansiva financiada con deuda. Esta lógica se planteó en la coyuntura como puente para esperar la llegada de inversiones extranjeras que se conviertan en motor de crecimiento en el mediano y largo plazo. Pero con Trump ahora aumenta fuertemente la incertidumbre y van a tener varios meses con el mercado viendo hacia dónde va la economía norteamericana, qué hace con la relación con China, cómo se definen los vínculos comerciales. Esto implica que la probabilidad de mayor ingreso de inversión del campo, empresas tecnológicas, energías renovables, entre otras, se reduce sensiblemente, más aún con una economía funcionando al 60 por ciento de la capacidad instalada. Van a tener que inventar un nuevo discurso para explicar por qué va a crecer la economía argentina”, dijo a este diario Jorge Carrera, ex gerente principal de investigaciones del Banco Central.  

“Si además la política monetaria de Estados Unidos genera caída en el valor de las materias primas, vas a tener precios internacionales no tan buenos, un financiamiento externo menos generoso y, por tanto, perspectivas nada favorables para la política económica. Encima el blanqueo, con el candidato republicano, también puede enfriarse, puesto que Trump es más reticente a que los bancos norteamericanos apoyen procesos de exteriorización de capitales”, cerró Carrera. 

Las economías de la región, al igual que la Argentina, experimentaron tensiones en los últimos días por los resultados de la elección presidencial en Estados Unidos. Algunos países mostraron una depreciación fuerte de sus monedas contra el dólar. La cotización del real brasileño pasó de 3,17 a 3,45 reales entre el martes de la semana pasada y ayer, con una suba de 8,8 por ciento. La paridad en Colombia trepó de 2952 a 3118 pesos, con un incremento del 5,6 por ciento, mientras que en Chile lo hizo de 648 a 670 pesos (3,4 por ciento).

El país más afectado fue México, donde la cotización avanzó de 18,30 a 20,70 pesos, con aumento de 13,1 por ciento. El candidato republicano se mostró durante toda la campaña muy hostil contra la economía mexicana y en su primera entrevista televisiva tras ser elegido presidente no moderó el discurso. Insistió con que obligará por la fuerza a más de 3 millones de inmigrantes ilegales a dejar el país, muchos de los cuales son mexicanos sin papeles en Estados Unidos, y no descartó la posibilidad de construir un muro que divida la frontera entre ambos estados. Trump pretende desarmar los acuerdos de libre comercio firmados con México y Canadá, lo que tendría un impacto letal para la industria manufacturera mexicana.

“La región registró fuerte incertidumbre con la llegada de Trump. El riesgo en el índice de bonos emergentes de Goldman Sachs mostró un aumento importante estos días. La tendencia igualmente todavía no está definida y va a depender de cuál sea la estrategia de la Reserva Federal. Si apura la suba de la tasa de interés va a generar mayor tensión en el costo del endeudamiento y presión para las economías en desarrollo por menor entrada de capitales”, planteó el investigador del Centro Cultural de la Cooperación, Nicolás Zeolla. Mencionó que no todas las economías de Latinoamérica tienen la misma capacidad para reaccionar. “Argentina, por ejemplo, tiene menos margen para devaluar que otros países de la región porque aceleraría nuevamente los precios del mercado interno e incluso podría auto inducirse una corrida. Los inversores que tienen pesos en Lebacs, si existe mucha incertidumbre cambiaria, podrían vender el  activo y volcarse en forma masiva a la compra de divisas”, cerró.

El equipo económico de Mauricio Macri se cansó de festejar la baja de las tasas de interés en la colocación de nueva deuda externa en los últimos meses. La emisión de bonos en euros con tasa del 5 por ciento hace pocas semanas fue una de las colocaciones más celebradas por los funcionarios. Pero con el nuevo escenario global el riesgo de la deuda Argentina registró en pocos días un fuerte aumento y los rendimientos para los títulos de largo plazo ya subieron por encima de 8 por ciento, tasa que no es diferente a la que pagaba el país en los últimos años.

Un ejemplo de la incertidumbre que genera Argentina respecto a la capacidad de repago de su deuda lo ofrece la cotización del Discount en moneda extranjera a 2033, que bajó de 162 a 149 dólares entre el martes pasado y ayer. El Gobierno desde principio de año aumentó el endeudamiento en moneda extranjera en más de 40.000 millones de dólares, una cifra equivalente al 10 por ciento del producto interno, pero no generó nuevas actividades de exportación o incrementos en la competitividad de las empresas para generar en el futuro divisas genuinas para devolver los pasivos. El riesgo país subió ayer 5,9 por ciento. En Estados Unidos, en tanto, la tasa que pagan los bonos del Tesoro a 10 años ascendió desde el triunfo de Trump de 1,85 a 2,23 por ciento.


/////


"No me gusta la permanente recurrencia del endeudamiento" aseguró  Roberto Lavagna, ex ministro de Economía de Argentina.
***

ARGENTINA:
“ES COMO LA DICTADURA A LOS '90”.

Duro diagnóstico de Lavagna sobre la Política Económica.

*****

El ex Ministro de Economía apuntó contra cuatro ejes que según dijo, hacen inviable el rumbo económico actual: tasas de interés, dólar planchado, salarios a la baja con desocupación y altos niveles de endeudamiento para gastos corrientes.

Página/12 martes 15 de noviembre del 2016.

Lentamente nos hemos ido deslizando como país y como gobierno hacia una política que ya vivimos. La tuvimos con los militares y en los noventa y no genera desarrollo”, fue el diagnóstico del ex ministro de Economía Roberto Lavagna, sobre las medidas que viene llevando adelante el gobierno de Mauricio Macri. En declaraciones radiales, apuntó contra cuatro ejes que, según dijo, hacen inviable el actual rumbo económico: tasas de interés altas, dólar planchado, salarios a la baja con desocupación y altos niveles de endeudamiento para gastos corrientes. “No es el programa económico adecuado”, afirmó Lavagna quien se desempeña como asesor del Frente Renovador, que integra también su hijo Marco como diputado. Respecto de los supuestos brotes verdes que alienta el oficialismo constantemente, aseguró que no existen señales de recuperación económica y que cualquier repunte del año próximo sólo permitirá compensar el enorme bache que se generó este año. 

Pese a identificarse con un espacio político, como el massismo, que acompañó casi todas las medidas del gobierno nacional, entre ellas el endeudamiento por más de 16.500 millones de dólares para pagarle a los fondos buitre, se mostró impiadoso con la política económica de la actual administración. El ex ministro durante el duhaldismo y primeros años del kirchnerismo comparó el actual combo de políticas económicas aplicadas en menos de un año del gobierno de Cambiemos con las implementadas durante la última dictadura militar y con el menemismo. “En lo personal, no creo que políticas con tasas de interés muy altas, un dólar planchado que quita competitividad al país, tendencia de salarios a la baja combinada con baja ocupación y un alto endeudamiento sea el programa económico adecuado”, aseguró. 

El ex ministro sostuvo que durante un año fue cauto a la espera de resultados. “A veces es tiempo de ayudar callando para que las políticas den resultado”, dijo previo a desplegar su comparación más directa: “Pero ya tuvimos este modelo con los militares y en los noventa. No consigue dar resultados en los términos de un modelo de desarrollo”. “Se parece a la combinación de los 70 y los 90, con falta de competitividad por el dólar, una masa salarial débil y la búsqueda de endeudamiento para tirar para adelante, que después no termina generando lo que uno espera de un modelo económico”, agregó

Ante el fallido pronóstico de lluvia de inversiones, el macrismo hizo en menos de un año de gestión nacional uso y abuso del financiamiento a través de deuda. Sólo con el sector externo y en moneda dura tomó ya unos 45 mil millones de dólares y un equivalente similar intra sector público y en letras del Banco Central. Según dejaron trascender desde el equipo económico que conduce el ministro Alfonso Prat-Gay, el objetivo será aprovechar el actual escenario de tasas bajas en el mundo, que podría revertirse tras la asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, para colocar más deuda.

La posibilidad casi irrestricta de emitir deuda en momentos de bajas tasas de interés globales es una trampa en la que suelen caer los gobiernos, como el menemismo en los 90, debido a que cuando vuelve a acomodarse el precio del dinero (la tasa) el costo de refinanciación de esos compromisos los vuelve impagables. Los países terminan así, como la Argentina, con un default de su deuda. “Los que ganan con este dinero son muy flexibles cuando les conviene pero después no, y los efectos que dejan son muy negativos”, dijo Lavagna.

“No me gusta la permanente recurrencia del endeudamiento y muchas veces cuando es sólo para pagar gastos corrientes. Desendeudarse cuesta muchísimo. Todos recuerdan lo que fue quitarnos esa piedra que había quedado en 2001. Mucho trabajo y costo social. En cambio, aumentarla cuesta muy poco”, recordó el ex ministro a cargo de la primera reestructuración de deuda en 2005. En tal sentido, insistió en que las altas tasas de interés internas “no permiten la inversión y mucho menos a las pymes, mientras que esta falta de competitividad externa nos encierra más como economía”. Por último, pidió no responsabilizar a Trump de los efectos de la política actual. “Argentina no está en la primera línea de impacto. Las cosas que ocurran van a ser 80 por ciento por cuestiones locales”, concluyó.



Frigerio defendió al Gobierno.

“Estamos ordenando la economía y desactivando las bombas que nos dejaron. Hace cinco años que el país no genera empleo en el sector privado. Tenemos el enorme desafío de recuperar la inversión local y volver al mundo para recibir inversiones internacionales”, afirmó ayer el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Las declaraciones del jefe de ministros fueron en referencia a los dichos del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, quien comparó en una entrevista radial las actuales políticas económicas con las implementadas en la última dictadura militar y en los noventa (ver aparte). Como hace habitualmente, el ministro del Interior aseguró que la herencia recibida forzó al gobierno a implementar algunas de las políticas criticadas por Lavagna, aunque aclaró que esas medidas “son las más importantes, dentro del reordenamiento de la macro y microeconomía, cuidando en cada sector a la gente con medidas sociales muy puntuales”. “La verdad que me sorprendió la frase y no entiendo a qué se refiere”, concluyó Frigerio.

*****