martes, 17 de enero de 2017

DAVOS 2017, MÁS DESORIENTACIÓN QUE SOLUCIONES. UN ESPECTRO SE CIERNE SOBRE DAVOS, EL DEL POPULISMO.

&&&&&
DEFENSORES DE LA GLOBALIZACIÓN, RUMBO HACIA DAVOS. CITA CUMBRE DEL FORO ECONÓMICO MUNDIAL.-En enero del 2014, decíamos sobre el Foro Mundial. 3 años después cuanto cambió?. Se acaba la globalización?-  Ahí van los "jinetes del apocalipsis" los “nuevos dueños del mundo”, los fieles servidores  del Club de Bilderberg – los Nuevos Amos del Mundo – seguro, sí, están decididos a continuar y profundizar las políticas globales de desposesión, saqueo y nuevas formas de explotación de los recursos naturales. Listos con sus asesores a expresar que el alto desempleo de millones de ciudadanos europeos - mayor cantidad en la juventud – dirán y justificarán que es pasajero y que las políticas de salvataje y austeridad son las correctas. Que la Troika continua imponiendo políticas fieles a los dictados de la Canciller Alemana. Qué dirán estos señores de élite financiera en alianza con políticos mentirosos y farsantes, sobre la desigualdad económico-social y la complejidad de sus múltiples problemas. Seguro, se pronuncian sobre la crisis de la alimentación – pero no del origen y quiénes son sus implementadores -, pero igual hablarán de las pandemias y el peligro de inflexión sobre la sociedad en riesgo global. Dirán algo sobre la economía criminal, - los estados canallas, los estados inviables y los narco-estados -, tendrán la capacidad y transparencia de pronunciarse a favor de una política global de “guerra contra la corrupción”.

Tendrán autoridad moral para pronunciarse sobre el envejecimiento de la población y las terribles consecuencias que hoy tiene en el escenario global demográfico; que dirán sobre la globalización de la indiferencia, la globalización del desempleo, la globalización de la negación de derechos sociales –laborales – y políticos de los nuevos trabajadores en los países de economías emergentes. Asumirán la responsabilidad como corporaciones, banqueros, empresarios de ser los directos generadores, junto a los gobiernos de turno de este nuevo peligro de la sociedad y los seres humanos como es el avance incontenible de la economía criminal, el narcotráfico, el lavado de activos, los paraísos fiscales y la terrible y cruel realidad de la inseguridad ciudadana. Entre todos ellos, habrá el coraje y la fuerza para decirle, Vasta de violación y espionaje de la información y nuestros derechos por los organismos de “seguridad” del Imperio. Dirán algo sobre América latina, África, Asia sobre las nuevas formas de acumulación del capitalismo y seguro no dirán nada en absoluto sobre un conjunto de problemas económico-sociales y políticos donde ellos son los directos responsables. Muy bien saludos haber si encontramos algo concreto a favor de la humanidad.


Foro Económico Mundial Asamblea Anual Enero 22 al 25. Abordaran una Agenda Global muy compleja. Sin embargo con respecto a la crisis mundial y recesión se espera muy poco.
***

Foro Económico Mundial. Los 10 temas que dominarán la Agenda Global.-  La creciente desigualdad de ingresos entre personas adineradas y de escasos recursos económicos, el desempleo estructural y la menor confianza en las políticas económicas se cuentan entre los desafíos a los que harán frente los líderes el año próximo. La brecha creciente de ingresos, que tiene repercusiones en materia de salud, educación y movilidad social; el desempleo estructural, que exige una solución a nivel global; y la falta de liderazgo de las figuras públicas, que ha creado una crisis de legitimidad en los gobiernos y otras instituciones, son los tres principales retos que los líderes enfrentarán el 2014. El informe del WEF, basado en una encuesta a más de 1.500 expertos mundiales, señala que los otros temas que dominarán el escenario global el próximo año serán la tensión social en Medio Oriente y África del Norte, en particular, la guerra en Siria; la intensificación de amenazas cibernéticas; en sexto lugar, la confianza decreciente en políticas económicas, dado sobre todo a la crisis mundial. La inacción respecto al cambio climático, el masivo proceso de urbanización en Asia, la importancia creciente de las mega-ciudades y la rápida difusión de la desinformación en Internet son las cuatro siguientes inquietudes que fueron expuestas por los citados expertos de la Red de Consejos de la Agenda Mundial del Foro Económico Mundial.

Los resultados del mencionado reporte provienen, además, de una encuesta realizada a las comunidades de Jóvenes Líderes Mundiales (Young Global Leaders) y Jovenes Promesas Mundiales (Global Shapers) del Foro. Cabe aclarar que el informe Perspectivas de la Agenda Mundial 2014 no solo menciona los temas que dominarán la agenda de cara al 2014, sino también detalla algunas tendencias emergentes que podrían incrementar en los siguientes 12 meses. Entre éstas últimas destacan el fracaso de las instituciones democráticas o lo poco adecuadas que son, el surgimiento de empresas multinacionales en mercados emergentes y la función del espacio para mejorar nuestro mundo. “La complejidad de estas tendencias dictará la agenda para el 2014, mientras que la naturaleza de su interacción demuestra claramente la necesidad de una cooperación urgente a nivel mundial”, alertó Klaus Schwab, fundador y presidente del WEF. Por su parte, Martina Gmür, jefa de la Red de Consejos de la Agenda Mundial del Foro Económico Mundial, dijo que “aunque la economía mundial se esté recuperando de la crisis económica mundial, esta encuesta indica que hay una cantidad increíble de trabajo por realizar para mejorar la sostenibilidad económica, política y medioambiental en el mundo”.


/////


El Fondo Monetario Internacional, presente en el Foro Mundial Económico de Davos, dicen, que su Directora General exigirá un pronunciamiento del Foro sobre el Protecionismo, ( y el fin de la globalización) el Brexit (el fin de la Unión Europea), la Guerra en Oriente Medio (Siria, Libia y otros países).
***

DAVOS 2017, MÁS DESORIENTACIÓN QUE SOLUCIONES.
Los 8 más ricos poseen lo mismo que media humanidad.-
*****

Sergio Ferrari.

Rebelión martes 17 de enero del 2017.


- Las mujeres, las más discriminadas

- Una de cada diez personas sobrevive con menos de 2 dólares diarios

- Con la evasión fiscal se podría asegurar la educación a 124 millones de infantes

Bajo el signo de una desigualdad planetaria acrecentada y la crisis ambiental sin control se abre este tercer martes de enero la 47 edición del Foro Económico Mundial. La ciudad alpina de Davos reunirá entre el 17 y el 20 a unas 3.000 personalidades del mundo entero, representantes del poder económico, político e internacional.

Bajo el techo temático de un «Liderazgo responsable y receptivo» los organizadores pretenden indicar a los dirigentes mundiales de estar más a la escucha de sus poblaciones y actuar, en consecuencia, en diálogo abierto. El Foro, según sus portavoces, identifica cuatro desafíos mayores: revigorizar la economía mundial; reducir las desigualdades sociales; preparar a los trabajadores y al mundo económico a la digitalización creciente; y subrayar las ventajas derivadas de la globalización.

Cerca de 400 paneles, conferencias y actividades diversas servirán de escenario de este selectivo encuentro del poder internacional. Un foro que, por primera vez desde su fundación en 1971, contará con la presencia de un presidente chino, en este caso Xi Jinping, quien abrirá el evento.

De los países del G7, solo Gran Bretaña en la persona de su primera ministra Theresa May llegará al evento. Que no acogerá, en esta ocasión, a ninguno de los grandes líderes de la Europa Occidental, aunque sí una numerosa delegación de doce miembros del ejecutivo de la Unión Europea. Así como a la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde; al director de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo y a Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial. El nuevo Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres hará su bautismo “oficial” en este espacio.

Ninguna personalidad destacada representará en Davos a la nueva administración norteamericana que asumirá esta semana. En tanto el todavía vicepresidente Joe Biden y su secretario de Estado John Kerry estarán presentes en la ciudad alpina.

Incertidumbre.

Esta 47 edición que concluirá justamente el día de la asunción de Donald 
Trump como presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, se desarrolla en un ambiente de marcada incertidumbre. La victoria electoral del magnate y lo que podrían ser sus ejes futuros de política económica internacional hacen naufragar cualquier hipótesis coherente sobre el rumbo futuro de la economía mundial.

Pocas veces en su historia de 46 años este evento se realizó en un escenario de tal desorientación, donde el modelo globalizador que promovió, respaldó y vendió, puede verse seriamente contrariado no solo desde Washington sino también desde Londres post-brexit.

La única certeza.

La crisis ambiental creciente – y sus consecuencias visibles en la irregularidad climática en las diversas regiones del planeta- así como las alarmantes señales de la acelerada desigualdad social aparecen, así como los únicos indicadores tan certeros como preocupantes de la coyuntura mundial.

Apenas horas antes de abrirse el Foro Económico Mundial, un informe especial de Oxfam Internacional denuncia que sólo ocho personas -en realidad todos hombres- poseen en la actualidad una riqueza igual a la de los 3.600 millones de seres humanos más pobres, es decir la mitad más excluida de la población planetaria. De esos ocho, seis son norteamericanos, uno español y otro mexicano.

Con datos nuevos y más recientes sobre la distribución de la riqueza global -especialmente provenientes de China e India- “podemos calcular que la mitad más pobre del mundo posee menos riqueza que lo que inicialmente se estimaba. De haber contado con esos datos el año pasado, Oxfam habría estimado que nueve millonarios – y no 62 como calculó entonces- poseían la misma riqueza que la mitad más pobre del planeta”, señala el informe.

Siete de cada diez personas vive en un país en el que la desigualdad ha aumentado en los últimos 30 años. Entre 1988 y 2011 los ingresos del 10% del sector más empobrecido de la población mundial aumentaron en solo 65 dólares al año, en tanto los ingresos del 1% de los más enriquecidos crecieron 182 veces más a un ritmo de 11.800 dólares anuales.

El informe Una economía para el 99% denuncia la particular discriminación salarial de las mujeres. De continuar al ritmo actual se necesitarían 170 años para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres, subraya.

Acción homicida: la de la evasión y elusión fiscal de las grandes trasnacionales. Con los 100.000 millones de dólares anuales que evaden se podría asegurar la escolarización de 124 millones de niñas y niños o planes de salud que evitaría al menos la muerte de seis millones de menores cada año.

De cara al Foro de Davos, Oxfam llama a los Gobiernos a frenar la concentración extrema de la riqueza para acabar con la pobreza. La colaboración y no la competencia intergubernamental. El apoyo a las empresas que operan en beneficio de sus trabajadores y de la sociedad en su conjunto. Y asegurar que las economías sirvan de forma equitativa a mujeres y hombres.

La ONG internacional insta a los poderosos que acuden a Davos a contribuir a “una economía más humana”. “Los participantes pueden empezar comprometiéndose a pagar los impuestos que les corresponden y garantizar que sus empresas paguen salarios dignos”, concluye el pronunciamiento. 


*****


Pareciera, por los grandes y estructurales problemas mundiales NO abordados en Foros anteriores, - sobre todo el problema central de la globalización y su "mejor" resultado, como es la mundialización de la Desigualdad económico-social-laboral, que "nubes negras" se presentan en el horizonte del norte de Suiza (Davos) y el destino futuro del Foro, ¿Una incertidumbre absoluta?.
***
UN ESPECTRO SE CIERNE SOBRE DAVOS, EL DEL POPULISMO.
*****

Javier Tolcachier.

ALAI. Lunes 16 de enero del 2017.

ALAI AMLATINA, 16/01/2017.- Entre el 17 y el 20 de enero próximos, el enclave suizo de Davos-Klosters será sede del 47° Foro Económico Mundial. Ese encuentro funciona como uno de los dos clubes exclusivos donde las principales corporaciones coordinan directivas y lanzan lineamientos estratégicos. Junto al Club Bilderberg - un espacio menos visible y más reducido pero de características similares - el Foro de Davos pretende erigirse en una suerte de gobernanza global paralela de carácter privado, colocando al liderazgo, al emprendedurismo empresarial, la innovación tecnológica y a las formas verticales de dirección por sobre esquemas democráticos nacionales y formas tradicionales de articulación internacional como las Naciones Unidas.

En esta oportunidad, el último día de la cita coincide de manera sugestiva con la asunción del cuadragésimo quinto presidente norteamericano, el magnate inmobiliario Donald Trump. A pesar de contar con un perfil relativamente adecuado para el cónclave – al menos en lo que hace a capacidades monetarias –, Trump, mandatario electo de un país perteneciente al G-20, no está formalmente considerado en las invitaciones, ya que asume recién después. Sin embargo, está previsto que asistan miembros de su gobierno como el designado Director del Consejo Nacional Económico Gary Cohn – ex presidente del banco Goldman Sachs y participante regular en Davos.

Otras ausencias significativas – y algo sorpresivas – del mundo político, serán las de la canciller alemana Merkel y la del presidente francés Hollande. Otro ausente con aviso será el primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien anunció que tampoco asistirá a los actos protocolares con los que Trump asumirá su mandato, decisión por demás relevante, toda vez que ambos países están sumamente relacionados a través del espacio económico NAFTA.

En cuanto al Foro Económico Mundial el participante más destacado será sin duda alguna Xi Jinping, siendo la primera vez que un presidente chino acuda a esta hipercumbre del capitalismo.

Pero Trump, el gran ausente, estará presente en todas las mesas, exposiciones y diálogos. El fantasma del malestar mundial generado por la hipertrofia financiera y la concentración del capital asusta a los miembros del club de los ricos y tiene un nombre: populismo.

La sucesión de triunfos neonacionalistas como el de Trump o el Brexit junto a la previsión de los posibles avances políticos de la ultraderecha en las próximas elecciones en Holanda, Francia, Alemania o República Checa, hicieron sonar la alarma de los regentes del mundo corporativo. La amenaza cierta de que el proteccionismo modifique el tablero de la globalización que las corporaciones construyeron para facilitar sus movimientos, es un escenario ante el cual el concilio de Davos no puede permanecer pasivo.

La perspectiva de que una parte importante de las poblaciones, austerizada y pauperizada por la debacle sistémica, decida dar la espalda a regionalizaciones controladas por el poder económico como la Unión Europea, es una imagen que difícilmente pueda ser aceptada por los davoístas.

Como lo señala el texto de convocatoria al Foro de Davos 2017 cuyo lema es “Liderazgo sensible y responsable”:El debilitamiento de múltiples sistemas ha erosionado la confianza en los niveles nacionales, regionales y globales. Y en ausencia de pasos innovadores y creíbles hacia su renovación, aumenta la probabilidad de una espiral descendente de la economía global impulsada por el proteccionismo, el populismo y el nativismo.”

Si no fuera por los sucesos políticos, el Foro continuaría impasiblemente avanzando hacia la reconversión capitalista que propugna y que ha dado en llamar la Cuarta Revolución Industrial.

Esta “revolución” - en palabras del fundador y presidente del Foro, el casi octogenario profesor alemán Klaus Schwab“se caracteriza por la fusión de tecnologías que van borrando las líneas entre las esferas físicas, digitales y biológicas.” Las anteriores revoluciones tecnológicas, señala Schwab, usaron agua y vapor para mecanizar la producción, electricidad para masificarla y a la electrónica y la informática para automatizarla.

Los impulsores de Davos - las principales empresas del planeta - ven en este “nuevo mundo” en desarrollo oportunidades exponenciales de negocios. En el marco de refinados prospectos empresariales, afectos a destacar las posibles ventajas para quien adquiera sus productos y adhiera a sus ilusiones, es claro que no puede faltar la alusión a las enormes posibilidades que esto podría brindar a millones de personas. En las argumentaciones sobre los beneficios potenciales, destaca hasta una posible “y completa (!)” reconversión del proceso degenerativo medioambiental - que esas mismas empresas han ocasionado -, posibilidades ilimitadas que derivan de la acción combinada e integrada – Schwab dixit – de “la inteligencia artificial, la robótica, la internet de las cosas, los vehículos autónomos, la impresión 3D, la nano- y biotecnología, las ciencias de la materia, los nuevos dispositivos de almacenamiento de energía y la computación cuántica.

Estos caballeros de la orden (y a la orden) del dinero son atrevidos y se atreven a revolucionar el mundo. Lo único que parece permanecer inalterable en su imaginario es la existencia y preeminencia del poder económico por sobre el bienestar y la decisión soberana de las mayorías.

Sin embargo, en esta edición de Davos, no parece ser viable poder avanzar en los planes absolutistas de tecnologización social sin tomar en cuenta, mínimamente al menos, el caos social que produjeron anteriormente. Y producirán aún más, si las innovaciones tecnológicas toman la velocidad rasante que están deseando. Si hoy la miseria, el hambre y la desigualdad social asolan vastas latitudes, éstas corren peligro de incrementarse más aún si la “cuarta revolución” es manejada por estas corporaciones y sus lacayos.

Una completa e integrada automatización en la producción conlleva la eliminación de millones de puestos de trabajo. De no mediar una inversión de la relación de fuerzas entre el poder efectivo de los pueblos y el poder económico concentrado, ello significaría una atroz competencia entre asalariados, que mendigarían subsistencia a cambio de su entrega existencial total.

Los mismos analistas del campo corporativo auguran que es muy posible que se produzca un ensanchamiento de las brechas entre los segmentos mejor pagos – los que requieren conocimiento y especialización – y otro tipo de tareas – esencialmente servicios de poco valor agregado habitualmente reservados a los más pobres entre los pobres.

Lo que la transformación tecnológica podría significar para el ser humano – viéndolo en positivo –, una creciente liberación de tareas, un aumento de opciones y posibilidades creativas, una extensión de la vida y el bienestar, lo que podría llevar a una profunda e interesante reconsideración sobre perspectivas vitales que no tengan al trabajo como centro, principal condicionamiento o propósito excluyente, redundará tan sólo – de no haber mediación social y popular real - en un aumento de los rendimientos empresariales, arrojando a una gran parte de la humanidad al basural de la inadaptación y a la consiguiente descalificación como material desechable.

Aquello que preocupados empresarios, académicos y políticos temen en Davos, asociándolo a las tragedias del fascismo del siglo pasado, aquello que desprecian, tildándolo de “populismo” – evidenciando un rechazo visceral y plutocrático por lo “popular” – no es sino una señal clara que están dando las poblaciones en rechazo a las visiones empresariales de antaño, que prometían portentosos beneficios para todos por la ruta del neoliberalismo.

De algún modo, en la presente edición de Davos habrá algo que comienza a socializarse. La incertidumbre ya no parece ser sólo potestad exclusiva de los desposeídos.

- Javier Tolcachier, Pressenza.

*****