jueves, 28 de julio de 2016

DÍA DE LA PATRIA. HOY ASUME PPK CON UN CONGRESO FUJIMORISTA. UN ESCENARIO NACIONAL MUY COMPLEJO.

&&&&&
RETIRADA SILENCIOSA.-     Hace cinco años inició su gobierno en medio de una gran expectativa de cambio, y lo termina entre la decepción del continuismo neoliberal. El ex comandante Ollanta Humala ganó en 2011 las elecciones al frente de una coalición de izquierda, pero gobernó con la derecha y el empresariado. Sus viejos aliados de la izquierda lo consideran un traidor y sus nuevos amigos de la derecha, que aplaudieron su reconversión política, nunca terminaron de aceptarlo y siempre lo vieron con desconfianza. Esa derecha lo ha despedido con duros ataques, culpándolo de la desaceleración económica del país, consecuencia de ese modelo neoliberal que la derecha le impuso a Humala. Humala intentó combinar en su gobierno una política económica neoliberal con una fuerte inversión en programas de asistencia social. Esos programas sociales han sido su mejor logro. Pero no ha sido suficiente para salvarlo de la debacle política. Deja el gobierno con una aprobación de 23 por ciento, según una reciente encuesta de Ipsos, el apoyo más bajo de los últimos presidentes. Su agrupación política, el Partido Nacionalista, enfrentó sucesivas deserciones durante el gobierno. Comenzó su gestión con 47 parlamentarios y la termina con apenas una veintena. Por falta de apoyo, no se presentó en las últimas elecciones. Y terminó liquidando su propio partido político. Página /12.
El  MÁS VETERANO.- A sus 77 años, Pedro Pablo Kuzcynski se convierte en el presidente más veterano en la historia del país. Ha llegado a la presidencia en el segundo intento. En 2011, elección que ganó el saliente mandatario Ollanta Humala, quedó en tercer lugar, con 18 por ciento. Esta vez obtuvo 21 por ciento en primera vuelta y en el ballottage derrotó a Keiko Fujimori por una diferencia de apenas 41 mil votos sobre más de 18 millones de electores. Su victoria fue posible porque consiguió el respaldo de diversos sectores, incluyendo la izquierda que fue clave en su victoria, opuestos a sus propuestas neoliberales pero que lo respaldaron para evitar la victoria del fujimorismo y toda su carga de corrupción y autoritarismo. Así, PPK, como todos llaman a Kuczynski, se convirtió en presidente con más respaldo ajeno que propio. PPK, hombre vinculado al mundo financiero y a los negocios internacionales, fue ministro de Energía en el gobierno del fallecido Fernando Belaúnde (1980 - 1985) y primer ministro y ministro de Economía en el gobierno de Alejandro Toledo (2001 - 2006). Economista alineado con el neoliberalismo, es un millonario promotor de inversiones y ha sido señalado como lobbista de grandes grupos económicos. Ha sido acusado de usar sus cargos públicos para favorecer intereses empresariales. Página /12.


NUESTRA OPINIÓN.- Su gobierno en los 5 años ha caminado entre la elección nacional de la izquierda peruana y su partido nacionalista, sobre la base del Programa de Gobierno  de “La Gran Transformación”, pero el día de su juramentación  - con bombos y platillos y su show de jurar por la Constitución del 79 – ante la rabia de los fujimoristas presentes en el Congreso, se convirtió en el gobierno de “la Gran Continuidad”, los empresarios, los banqueros, la CONFIEP que habían perdido las elecciones, se “alegraron” ante el regalo  de traición política, de continuar con el modelo neoliberal – modelo que fue conducido por piloto automático -, que tres años después ingresó en tiempos de grave crisis – el modelo se agota y necesita oxigeno político -; dos años después intentó imponer Autoridades en el Tribunal, la Defensoría y fue derrotado en las calles por miles de miles de ciudadanos – en especial la juventud – “La Gran Repartija”. Al siguiente año, nuevamente volvió a sus andanzas  de imposición del veneno neoliberal, ahora contra la juventud con  su Ley Pulpín o  “La Gran Explotación” al intentar someter a miles de miles de jóvenes cortando, liquidando, todos sus derechos sociales. Al finalizar su gobierno, intentó una vez más atacar al pueblo – todo obedeciendo órdenes de sus patrones y protectores neoliberales – ahora fue contra los Cesantes y Jubilados – al comerse íntegramente el cuento de las AFPs y los 110 años de vida de los peruanos – oponerse a la devolución de sus derechos sociales, como “La Gran Traición”. Pero los últimos dos años, con pruebas fue acusado él y su señora de corrupción y aparecieron las “famosas Agendas” robadas y la ciudadanía en general acusó y señaló a su gobierno como el de “La Gran Corrupción” y finalmente por sus propios partidarios, ahora sus enemigos jurados fue acusado como el gobierno de “La Gran Usurpación”. Y tiene denuncias en cantidad, en definitiva por encima de sus “logros” en políticas sociales, deja al país en el centro de la más grave, violenta y asesina, inseguridad ciudadana y corrupción generalizada.


/////


HOY ASUME PPK CON UN CONGRESO FUJIMORISTA.
El economista Kuczynski, será el cuarto Presidente seguido, Elegido democráticamente, lo cual constituye un record para Perú.
*****

Seis mandatarios de América latina, entre ellos Mauricio Macri, asistirán a la juramentación de Kuczynski, bastante menos de los que fueron testigos de la asunción presidencial de su antecesor, Ollanta Humala, hace cinco años.

Carlos Noriega
Desde Lima Página /12 jueves 28 de julio del 2016.
Cuando el economista y gestor de inversiones empresariales, Pedro Pablo Kuczynski, juramente hoy como el octogésimo presidente del Perú, se habrá cumplido el ciclo democrático más largo en la historia del país, que se inició luego de la caída, a fines del año 2000, de la dictadura del hoy encarcelado Alberto Fujimori. Por primera vez el Perú tendrá en forma consecutiva un cuarto presidente elegido democráticamente. Seis presidentes latinoamericanos, entre ellos Mauricio Macri, asistirán a la juramentación de Kuczynski, bastante menos de los que fueron a la toma de mando de Ollanta Humala hace cinco años.
El nuevo presidente juramentará hoy su cargo ante un Congreso adverso, dominado por el fujimorismo, que tiene 73 legisladores en el Parlamento unicameral de 130 bancas. El oficialismo tendrá solamente 18 parlamentarios, lo que lo convierte en la segunda minoría, detrás del izquierdista Frente Amplio, que tiene 20 legisladores. En ninguno de los tres gobiernos democráticos que precedieron al de Kuczynski el Congreso estuvo controlado por un partido opositor.
El fujimorismo y PPK coinciden en la defensa del modelo neoliberal, pero en el partido del ex dictador la amargura por una derrota electoral que no esperaban y la frustración por el rechazo al indulto a su encarcelado líder anunciado por el nuevo presidente, parecen pesar más que esas coincidencias y han asumido una agresiva postura confrontacional contra el nuevo gobierno.
“El mayor desafío de Kuczynski será cómo manejar un gobierno dividido, donde el presidente es de un partido y el Congreso de otro partido. En un sistema presidencialista con fuertes controles parlamentarios como el peruano, eso es un problema. El mensaje de toma de mando de PPK debe estar dirigido a buscar una concertación. Creo que los fujimoristas ya se han dado cuenta que su postura confrontacional no les conviene y habrá un nivel de concertación entre PPK y el fujimorismo en los temas económicos. En asuntos de derechos sociales, democracia, la concertación del gobierno se daría con la izquierda. Esa concertación plural es posible porque les conviene a todos. Seguramente tendremos una política de concertación con conflictos políticos”, le señaló a Página/12 el sociólogo y catedrático de la Universidad Católica, Sinesio López.
En lo económico, los mayores desafíos de Kuczynski serán reactivar una economía que si bien no está en recesión sí enfrenta una desaceleración e ir a una diversificación productiva para romper la dependencia de la economía peruana de las exportaciones mineras. La pobreza, que a nivel nacional afecta a una de cada cinco personas (21,8 por ciento) pero que en las zonas rurales se eleva hasta el 45,2 por ciento; la desigualdad, que no ha disminuido significativamente a pesar del importante crecimiento económico de la última década; y una alta informalidad económica, en la que dos tercios de los trabajadores laboran en la informalidad, sin derechos laborales y con bajos sueldos, son otros problemas que deberá enfrentar el nuevo gobierno.
Después de estar creciendo a más de cinco por ciento como promedio, y en algunos años por encima de ocho por ciento, en 2014 el país creció solamente 3,2 por ciento. Para este año hay una leve recuperación y se espera un crecimiento algo por encima del cuatro por ciento. Sin embargo, diversos economistas, y el propio ministro de Economía de PPK, Alfredo Thorne, niegan que haya una recuperación económica real y advierten que este nivel de crecimiento es “temporal”, producido por la entrada en operaciones de algunos grandes proyectos mineros, cuyos efectos durarán solamente este año y parte del próximo.
“Si sacamos las exportaciones mineras, vemos que el PBI manufacturero, industrial, de servicios, casi no ha crecido. El empleo urbano ha caído. La inversión pública y privada se ha venido reduciendo. Eso revela que en las cifras hay un espejismo de crecimiento del PBI y no un crecimiento real. No hay recesión, pero sí una fuerte desaceleración de la economía”, le indicó a Página/12 Humberto Campodónico, economista y catedrático de la Universidad San Marcos.
Las primeras medidas anunciadas por el nuevo gobierno para reactivar la economía apuntan a otorgar beneficios tributarios a las empresas y destrabar proyectos de inversión flexibilizando requisitos, reducir el Impuesto General a las Ventas (IGV), equivalente al IVA, de 18 a 17 por ciento, dar una amnistía para permitir que aquellos que han sacado dinero ilegalmente al extranjero puedan repatriar esos capitales.
Campodónico cuestiona esas medidas. “Bajarles los impuestos a las empresas para que al tener más capital inviertan más es algo que ya ha hecho este gobierno que se va y no ha funcionado. Eso no ha funcionado en ninguna parte del mundo. Reducir el IGV no garantiza el aumento del consumo, porque el monto de esa reducción no se traslada a los consumidores. Esa reducción del IGV y los beneficios tributarios para las empresas bajarán la recaudación e incrementará el déficit fiscal, que ha subido y está en 3 por ciento. Hay que impulsar la inversión pública, pero en el plan de PPK hay un impedimento ideológico para hacerlo. Es fundamental diversificar la producción, impulsando sectores como industria, agroexportación, turismo, para no tener una economía dependiente de las exportaciones primarias, como la minería. La diversificación productiva debe ser una prioridad del próximo gobierno, pero en el plan de PPK este tema tiene una débil presencia”, apunta el economista.
Kuczynski ha adelantado que las cuatro prioridades en el inicio de su gobierno serán la reactivación económica; la inversión social, especialmente en salud y en incrementar el acceso a agua potable; enfrentar la creciente inseguridad ciudadana y poner en marcha políticas contra la corrupción.

*****