sábado, 23 de julio de 2016

FRANCIA: LA IZQUIERDA NO PUDO FRENARLA. Se aprobó finalmente la Reforma de la ley Electoral.

&&&&&
Francia, el Presidente Hollande fiel a su ideología el neoliberalismo – como destrozó políticamente el Socialismo francés, por el cual postuló y con el Programa Político que ganó las elecciones, precisamente a la centro derecha francesa del ex presidente Nicolás Sarkozy – De nada valió las movilizaciones de miles y miles de Jóvenes –tomando las calles y las plazas públicas – como parte de la “mundialización de la indignación” – la movilización y las huelgas de los trabajadores sindicalizados – París estuvo prácticamente paralizado antes de la Euro-Copa de Fútbol. No valió nada, no pesó nada en la indiferencia y prepotencia de los neoliberales, fieles y crueles en como imponer – a sangre y fuego – sus políticas de austeridad absoluta – hasta hoy fracasadas – pero continúan con sus mismas políticas. Señores de nada valió el “duelo nacional” que sufre el país completo por los ataques del terrorismo asesino – en plenas celebraciones del Día Nacional de Francia, el 14 de julio, atacaron con violencia inhumana en la ciudad de Niza, llevándose  a la muerte a más de 80 Ciudadanos – entre niños, mujeres y mayores -  a la muerte. Conozcamos una vez más como actúa el neoliberalismo y sus políticos naturales, contratados o empleados permanentes a su servicio.


LOS INDIGNADOS FRANCESES.- La resistencia de la juventud francesa ante la prepotencia neoliberal de imponer la Ley de Reforma Laboral. La Plaza Pública -la Plaza de la República - y el "nacimiento" en Francia de los jóvenes Indignados- La Mundialización de la Indignación ante la imposición de las políticas neoliberales y la destrucción de los derechos sociales.-laborales - de la clase trabajadora.
***
Señores ese el neoliberalismo salvaje, inhumano, violento, terrorífico – recordemos como impusieron sus políticas neoliberales en Chile – con un salvajismo nunca antes visto – en Argentina, tiempos de las crueles y asesinas dictaduras militares; cómo  lograron finalmente la privatización de la Educación en Estados Unidos en el año 2005, tiempos que había golpeado con la fuerza de la naturaleza, el huracán Katrina en la Ciudad de Nueva Orleans (Estado de Luisiana) el único Estado que faltaba y destruyeron además todos los derechos de los Maestros de Escuela. Cómo lo hicieron con nosotros en 1990 – 1992 – entre el triunfo de Fujimori y el golpe de estado y todo lo que significó la herencia de inmoralidad, caos, muerte terrorismo, hiper-inflación dejado por el gobierno alanista y el terrorismo asesino de los grupos armados y el Estado. Nos aplicaron - nos impusieron con todo el peso del salvajismo político todo el “paquete” de medidas del recién estrenado Consenso de Washington – borrando, liquidando todos los derechos sociales de los trabajadores, anti-políticas que hasta hoy tienen vigencia y que los diferentes “gobiernos democráticos” ofrecieron reponer, restituir estos derechos laborales, sin embargo, más pesó la mentira y la traición. Francia, la clase trabajadora y los futuros trabajadores, una vez más el neoliberalismo logro imponerse – no a sangre y fuego – pero sí encima de las cenizas de inocentes víctimas del terrorismo y cuya responsabilidad de primer orden lo tienen los Políticos, banqueros y corporaciones transnacionales, que intervinieron militarmente varios países de Oriente medio – con el cuento político de defensa de la Democracia -y hoy vemos las consecuencias como el terrorismo asesino, deja sus huellas de muerte junto con el neoliberalismo que destroza los derechos sociales de millones de trabajadores.

/////

Hubo protestas y marchas en todo el país a lo largo de varios meses, que sólo lograron cambios menores. Pero el salvajismo neoliberal, con el poder en sus manos, al final impuso su propia ley, que “barre” elimina los derechos laborales de la clase trabajadora, si en los 90’ nos aplicaron a  nosotros y en general en América latina, hoy lo aplican con todo su salvajismo en Francia, una de las “cunas” del nacimiento del sindicalismo y los derechos del proletariado mundial.
***

FRANCIA: LA IZQUIERDA NO PUDO FRENARLA.
Se aprobó finalmente la Reforma de la ley Electoral.
*****
Pese a los meses de debate parlamentario, las multitudinarias protestas y las divisiones provocadas en el oficialismo, la Asamblea Nacional aprobó la ley. Da prioridad a los acuerdos por empresa sobre las paritarias.

Página /12 viernes 22 de julio del 2016.

Después de meses de multitudinarias protestas, de divisiones públicas en el oficialismo y de debate parlamentario, la cuestionada reforma laboral impulsada por el presidente francés, François Hollande, fue aprobada ayer de forma definitiva, luego de que la oposición no consiguiera presentar una moción de censura.
“Al no haberse presentado ninguna moción de censura, el proyecto de ley se considera adoptado en lectura definitiva”, anunció ayer el presidente de la Asamblea Nacional, Claude Bartolone, en una breve intervención en la que también dio por terminada la sesión extraordinaria de la Cámara alta, que no volverá a reunirse en plenario hasta después de las vacaciones de verano, en septiembre próximo.
Desde el principio, el proyecto de reforma fue cuestionado en las calles y provocó una división interna en el oficialismo socialista, al punto que las dos veces que el texto pasó por la Cámara baja, el primer ministro, Manuel Valls, tuvo que recurrir a un artículo de la Constitución Nacional que otorga una media sanción sin someter la iniciativa a una votación.
El artículo, el 49.3, sin embargo, habilita que la oposición presente una moción de censura y haga caer el proyecto de reforma. Pese a repetidas amenazas, la izquierda crítica no logró conseguir los votos necesarios y la derecha, que se encuentra dividida de cara a sus próximas primarias presidenciales, no quiso abrir la puerta a una posible caída del gobierno de Valls y una eventual crisis política nacional. La oposición podía hasta ayer a las 16.30 para presentar una moción de censura, que habría sido la única forma de evitar que el proyecto de ley se concretara y quedara definitivamente adoptado. Valls justificó la utilización por tercera vez del artículo 49.3 bajo el argumento de que la reforma laboral es “una gran reforma de este quinquenio”, y como “no hay mayoría alternativa” es propicia su utilización. “Este es un texto de progreso” que en primer lugar “da confianza a los trabajadores y a los empresarios”, señaló el primer ministro socialista en referencia a uno de los aspectos más criticados de la reforma, ya que les da prioridad a los acuerdos dentro de la empresa sobre a los acuerdos sectoriales.
Sin embargo, tanto la derecha como los socialistas rebeldes y otras fuerzas de izquierda no han mostrado una real voluntad de presentar una moción de censura porque creen que nada va a impedir la aprobación de la controvertida ley.
La reforma, que ahora debe ser promulgada por Hollande, provocó protestas, manifestaciones y huelgas en su contra desde que se conoció su primer esbozo, en febrero pasado, aunque su redacción final quedó sustancialmente modificada tras la concertación con los sindicatos llamados “reformistas” y, en particular, con la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT).
No ocurrió lo mismo con la Confederación General de Trabajadores y la mayoría de los sindicatos franceses, que hasta el día de hoy sostienen que busca flexibilizar aún más el mercado laboral y quitar derechos a los trabajadores. Uno de los puntos del texto que más oposición provocan es el que da primacía a los acuerdos laborales y salariales por empresa en vez de los tradicionales acuerdos por sectores productivos, más conocidos como paritarias.
Al igual que los sindicatos, la mayoría de los franceses está en contra de una iniciativa impulsada por un gobierno cada vez más impopular y que el año próximo deberá renovar su mandato en las urnas, en un escenario muy incierto en el que la extrema derecha de Marine Le Pen no para de crecer en las encuestas.
Un sondeo citado por Prensa Latina revela que el 73 por ciento de los franceses se opone a una nueva utilización por parte del gobierno del polémico artículo de la Constitución, que permite aprobar una ley por decreto sin debate ni votación. La última vez que el Ejecutivo socialista recurrió al 49.3 fue el pasado 10 de mayo, en la primera lectura de este controvertido proyecto de ley que toma el nombre de la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri.
*****