domingo, 7 de agosto de 2016

OLIMPIADAS RÍO 2016: ARTE Y UN FUERTE MENSAJE ECOLOGISTA.

&&&&&
HERMOSOS, EXTRAORDINARIOS LOS JUEGOS OLÍMPICOS, PERO MIREMOS EL ESCENARIO INTERNO.- ¿El fin de los corruptos y golpistas en Brasil?  Odebrecht denuncia al actual “Presidente” en la red de corrupción.- Y ahora el golpista y corrupto Presidente interino de Brasil, quién lo salva de esta delación - soplo - para aminorar su estadía, residencia en la cárcel del dueño, de las empresas constructoras más grandes de Brasil y presentes en todo el mundo, el todo poderoso señor Odebrecht - hoy ya preso cumpliendo una condena de veinte años. Pero el señor Temer - actual "presidente" sentado en el Palacio de Planalto., sede del Ejecutivo - donde nunca debió llegar porque desde el inicio del "golpe blando" contra la Presidenta Dilma, él y sus socios, fueron cuestionados por estar totalmente ligados, unidos a la gigantesca red de corrupción cometida por políticos y empresarios desde la empresa nacional del petróleo: PETROBRAS. Pregunto, ahora que comienza a conocerse real y objetivamente - parte de la verdad - seguirá teniendo el apoyo de los poderes facticos en América latina? en Brasil, sí. Porque existe una triple alianza interna de golpistas contra la Democracia - clase política corrupta, miembros del poder judicial y el poder de las corporaciones mediáticas -. El poder de la corrupción y sus vínculos visibles e invisibles es muy fuerte y ha logrado copar las Instituciones fundamentales de la Democracia.

El escenario de las Olimpiadas que debió ser un acontecimiento de felicidad para brasileños y latinoamericanos, se nos comienza a teñir de negro oscuro de donde van emergiendo los representantes natos y legítimos de la corrupción en Brasil con tentáculos en todo el mundo. El señor Odebrecht ha "prometido" revelar ante la justicia quienes son los Presidentes y políticos de América latina que recibieron de sus propias manos los millones de la corrupción. Si realmente logramos conocer toda la estructura interna de la corrupción, comenzando por sus “protagonistas” políticos y empresarios, sin temor a equivocarnos, nos quedamos sin políticos. (Mi respeto salvo el 1% que sí es político).  El mundo de la Ciudadanía  exige que con urgencia se comience a conocer realmente la Verdad por muy dura y fuerte que ella, con los “actores” principales – nada de enjuagues ni perdona vidas – sea quien sea, al final caiga quien caiga, para comenzar un difícil – pero no imposible – proceso de limpieza de la Política, sacando  esta "promoción" de corruptos que están destruyendo la Política, que desde el momento que ingresaron a la Política – entraron para servirse de la Política, llevando consigo el veneno neoliberal de la corrupción. Estemos atentos a las declaraciones del reo Odebrecht – si es que suelta todo – comenzaran a caerse y desplomarse muchos mitos gigantes, caudillos de papel y seudo-personalidades de la política. 


/////



OLIMPIADAS RÍO 2016: ARTE Y UN FUERTE MENSAJE ECOLOGISTA.
Los juegos Olímpicos de Río de Janeiro tuvieron su fiesta maravillosa en el Maracaná.
*****

Con mucha música, juegos de luces y fuegos artificiales, la ciudad más emblemática de Brasil vivió una noche impactante con epicentro en su mítico estadio. Cada atleta plantó una semilla para conformar El Bosque de los Atletas. La delegación argentina se llevó una silbatina.

Página /12.
Desde Río de Janeiro sábado 6 de agosto del 2016.
La ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, los primeros en Sudamérica, alcanzó en el mítico estadio Maracaná sus puntos más altos con la música de Gilberto Gil, el arte típico brasileño y una afirmación del ecologismo.
Sin excentricidades ni lujos, los fuegos artificiales y la tecnología dieron paso a la imaginación, la música y la vasta cultura popular brasileña, cuando el gigante sudamericano vive una crisis económica y política sin precedentes.
Prevista su presentación en el programa inicial junto al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, al final no sonó el nombre del presidente interino de Brasil, Michel Temer, quien apenas cosecha un nivel de aceptación del 22 por ciento.
Con la mitad de los brasileños en contra de los Juegos, según una encuesta de Datafolha, solo 37 representantes extranjeros, entre ellos el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y los presidentes francés y argentino, François Hollande y Mauricio Macri, quisieron acompañarlo, la mitad que en Beijing 2008 (80) y Londres 2012 (70).
Unos 500 manifestantes, con carteles como “Juegos de la exclusión’’ o “Estado asesino’’, se acercaron en la tarde a 1.400 metros del estadio, y al final de la protesta fueron dispersados por la policía con gas pimienta y bombas de estruendo.
La presidenta suspendida, Dilma Rousseff, decidió no aceptar la invitación para asistir a la ceremonia porque no quería ser la “Cenicienta’’ de los Juegos.
“¡Terrícolas, reforestemos, salvemos el planeta!’’, rezaban los creadores en su mensaje olímpico, lleno de referencias al cuidado y la protección del medioambiente. Se apagaron las luces y “Aquele abrazo’’, del inigualable Gilberto Gil, interpretada por el compositor Luiz Melodia, estrujó las almas de los espectadores en un escenario histórico. Si la Amazonia es el pulmón de Brasil, el Maracaná es el latido de sus corazones.
La canción de Gil, símbolo de la lucha contra la dictadura militar en Brasil (1964-85), acompañó el vídeo de introducción, en el que varias panorámicas mostraban cómo el deporte está integrado en el estilo de vida de Río.
De la música al arte. De las leyendas de las partituras a los genios de la geometría, como Athos Bulcao. Por momentos, las ondas de Copacabana se trasladaron al estadio y el símbolo de la paz presidió el escenario, inspirado en las formas y curvas de Oscar Niemeyer, el maestro brasileño de la arquitectura moderna. Ecología, arte y pacifismo.
Y entre figuras y melodías llegó uno de los momentos de la noche. Temer, quien debía ser presentado junto a Bach, según el programa oficial, decidió quedarse en un segundo plano.
Instantes después, Paulinho da Viola, uno de los máximos exponentes de la música popular brasileña y el más destacado representante de la Escuela de Samba de Portela, entonó el himno nacional brasileño. Diez estrellas del país, entre ellos el voleibolista Nalbert Bitencourt, oro en Atenas 2004, y cincuenta jóvenes promesas, pasearon mientras con la bandera nacional. Pasado y futuro.
Retrocediendo en el tiempo, el espectáculo se centró en el nacimiento de la vida, con especial énfasis en la Amazonia, el mayor espacio verde del planeta. El nacimiento de la humanidad y la cultura brasileña en un país hecho de inmigrantes de cada rincón del mundo, con una gran habilidad para absorber culturas e integrarlas en la suya, formando una mezcla perfecta.
La selva como ejemplo máximo de la vida... pero el país es mucho más. Edificios y ciudades cosmopolitas dentro del Maracaná. Elementos antagónicos y encadenados por la geometría.
Y en Brasil no hay fiesta sin “La Garota de Ipanema’’, representada por una espectacular Gisele Bündchen, que desfiló prácticamente a oscuras hacia la imagen de Tom Jobim, padre de la bossa nova. Cuando se hizo la luz, su nieto, Daniel, apareció tocando tan representativa canción.
Gisele abandonó el campo dejando un rastro que se convertía poco a poco en varios de los trabajos más icónicos de Niemeyer, como la pequeña iglesia de Pampulha, la Casa das Canoas, el Museo Oscar Niemeyer y la Catedral de Brasilia.
La ceremonia optó por romper esquemas y hacer de sus señas de identidad su arma más poderosa. Sin los medios económicos de Londres o Beijing, Río optó por trasladar el Carnaval al Maracaná. Decidió cantar y bailar para entretener al mundo. No en vano, es la mejor haciendo fiestas al aire libre.
Pero celebrar no era suficiente. La organización quería transmitir un mensaje imperecedero. “Podemos contar con las herramientas que nos brinda la naturaleza para solucionar los problemas que hemos generado en el mundo’’, afirmaban los creadores en el programa oficial.
Dicho y hecho. Cada atleta plantó una semilla de un árbol nativo de Brasil, el país del mundo con la mayor diversidad de árboles del mundo.
Las 11.000 semillas conformarán El Bosque de los Atletas, en Deodoro, un legado para la ciudad de Río de Janeiro. Un total de 207 especies diferentes (205 países, delegación de atletas independientes y la delegación de refugiados), una para cada equipo participante.
Grecia, como es habitual, abrió el desfile y, como también es costumbre en Brasil, la delegación Argentina, encabezada por el basquetbolista Luis Scola, se llevó la silbatina de la velada.
Luego de que el keniano Kipchope Keino, campeón olímpico de medio fondo en México 1968, recibiera de manos de Bach el Laurel Olímpico, premio que el COI entregó por primera vez, en reconocimiento por su destacada contribución al desarrollo o a la paz mediante el deporte”, el presidente Temer declaró –en medio de un fuerte abucheo– declaró abierto los Juegos Olímpicos.
Con Pelé‚ descartado, el ex número uno del tenis, el brasileño Gustavo “Guga” Kuerten, de 39 años, fue el encargado iniciar la posta que terminó encendiendo la llama olímpica.
*****