miércoles, 1 de junio de 2016

PERÚ: “ELEGIMOS DEMOCRACIA O NARCODICTADURA”

&&&&&
NO A LA DICTADURA Y LA NARCO-POLÍTICA. GRAN MANIFESTACIÓN DE PROTESTA SOCIAL Y POLÍTICA EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA.- "KEIKO NO VA" La protesta social en las calles y plazas públicas, como expresión de la Democracia. Bastará, será suficiente para salvar al país de la dictadura. Es un trabajo colectivo, digno en especial de una juventud que lucha y defiende la Democracia ante el peligro de la dictadura, que en sus raíces lleva fuerte presencia de la narco-política. Un conjunto de colectivos sociales podrán asumir - en plena coyuntura plagada de errores, insultos, pullas de la segunda vuelta -la responsabilidad política que debieron asumir los Partidos Políticos?. Por desgracia parte de la crisis estructural y crisis de la POLÍTICA, es la ausencia de partidos políticos. Se ha manifestado una y mil veces que somos una Democracia sin Partidos Políticos. La lección que nos está dando esta coyuntura política y el propio proceso electoral desde sus inicios – escenario donde se nos arrebató el derecho a la Participación Política – por ser actores centrales como Ciudadanos - debe servir para exigir al nuevo Parlamento a la realización de las grandes reformas de carácter Político: la Gran Reforma del Estado.


Pero las alternativas de solución a la crisis política debe y es responsabilidad de la propia "clase política", pero también está enferma y en crisis final. Este proceso, obligadamente deberá iniciarse desde el Poder Popular Local, - es decir - la gran responsabilidad la tiene la nueva Sociedad Civil Real, popular, emergente y democrática.(Como inmenso laboratorio social y político de las grandes creaciones, potencialidades y realizaciones). Exigencia política y trabajo mancomunado que debe realizarse a MEDIANO Y LARGO PLAZO (lo del momento, la coyuntura, parcha, remienda, la circunstancia, la necesidad del momento, pero no hay Solución a la crisis de la Política, por el contrario se profundiza y es fácil presa y captura de la anti-política: en especial la narco-política, la corrupción y los representantes de la minería  ilegal, criminal, como lo estamos observando en todo el proceso electoral nacional.



VOTO POR LA DEMOCRACIA. NO A LA DICTADURA, COMBATIR LA NARCO-POLÍTICA- Y EL NARCO-ESTADO.-  Mi Voto es Crítico. Voto bien Informado. Voto Consciente y Responsable. Voto con Independencia Política de clase. La historia de apoyo de la Izquierda a los “políticos” y aventureros en los últimos procesos electorales, es de traición. Aprendamos a respetar la voluntad y el derecho de Elección Democrática de millones de Ciudadanos que votaron por la Izquierda, el Frente Amplio. Mantengo mi total independencia de la representación del Señor Kuczynski, tiempos políticos turbulentos – muy críticos y complejos en América Latina – de no tener compromiso alguno. Conozco y sé cómo es el neoliberalismo en sus objetivos políticos actuales en un Mundo Multipolar, escenario de nuevas formas de  acumulación mundial del capital, que hoy busca – o los crea por la fuerza del Poder concentrado – nuevos nichos estratégicos para su segunda “revolución conservadora”, precisamente atacar los derechos sociales y servicios públicos.

Mi compromiso es con la DEMOCRACIA que recuperamos de la dictadura el año 2,000, derrotamos en la Marcha de los Cuatro Suyos a la dictadura fuji-montesinista, corrupta y asesina de los DD.HH. Tiempos políticos, cuando el sr. PPK estuvo en el extranjero, gozando de las grandes privilegios y ventajas del capital corporativo global que brinda excelentes condiciones de vida a sus agentes y representantes. Voto Crítico con mucho respeto por la Democracia. La democracia así con todos sus errores, riesgos y violación de DD.HH.- por encima de todo nos permite el derecho de Opinión – libertad que no es un regalo, es una conquista de la Ciudadanía –organización, movilización, participación, escenario donde hoy lo más importante es recuperar la CONFIANZA  de la población en la Política y en la Democracia.

/////





PERÚ: “ELEGIMOS DEMOCRACIA O NARCODICTADURA”
*****

Entrevista a Carlos Monge, intelectual del izquierdista Frente Amplio Peruano, a días del Ballottage.

El historiador explica por qué la izquierda apoya al candidato neoliberal Kuzcynski. “El fujimorismo es mucho peor que el neoliberalismo, es la toma del control del Estado por parte de sectores vinculados con el narcotráfico.”

Carlos Noriega

Desde Lima Página /12 martes 31 de mayo del 2016.

La ex candidata presidencial del izquierdista Frente Amplio (FA), Verónika Mendoza, tercera en las elecciones de abril, llamó ayer a sus votantes a respaldar a PPK, como se le conoce al candidato neoliberal Pedro Pablo Kuzcysnki, para cerrarle el paso a una victoria de Keiko Fujimori. Sobre esta decisión y sus implicancias, y lo que podría significar un nuevo gobierno fujimorista, Página/12 dialogó el historiador, antropólogo e investigador principal del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (Desco), Carlos Monge, intelectual ligado al Frente Amplio.
–¿Por qué la izquierda decidió apoyar la candidatura de Pedro Pablo Kuzcysnki , un neoliberal?
–Por una responsabilidad con el país, para hacer lo posible para evitar que el fujimorismo, que ya tiene mayoría absoluta en el Congreso, tome el control total del país. La posibilidad de que Keiko gane y la acumulación de las evidencias dadas en estos últimos días de lo que significa Keiko y su relación con acusados por lavado de activos y narcotráfico, hizo que la izquierda tome esta decisión de apoyar a PPK. Kuzcysnki y Keiko no son solamente dos caras del neoliberalismo, la del fujimorismo es una cara mucho peor del neoliberalismo, es la toma directa del control del Estado por parte de sectores vinculados como mínimo en lavado de activos y muchos directamente con el narcotráfico. En esta elección debemos elegir entre mantener la democracia o pasar a una especie de narcodictadura…
–¿Un gobierno de Keiko sería un narcoestado?
–Un gobierno de Keiko le abriría las puertas al narcotráfico. Hay una larga historia de relación del fujimorismo con el narcotráfico y hay muchos vínculos actuales de esa relación. Es una relación profunda. El narcotráfico es consustancial al fujimorismo, está en su ADN, y eso es peligrosísimo.
–¿Para la izquierda ha sido una decisión difícil pedir el voto para PPK?
–Ha sido una decisión complicada. El acuerdo inicial del Comité Permanente del FA inmediatamente después de la primera vuelta fue estar a fondo con la campaña contra Keiko, en eso ha estado la izquierda desde un inicio de esta segunda vuelta, y no votar blanco ni viciado, pero no pronunciarse explícitamente a favor de PPK…
–Esa posición fue cuestionada por su ambigüedad…
–Sí, estoy de acuerdo en que era un acuerdo ambiguo. Al interior del FA hay una diversidad de puntos de vista y para mucha gente le resulta difícil votar a favor de un neoliberal convicto y confeso, con un prontuario de negociaciones y contratos siempre desfavorables al país y favorables a sus amigos del sector empresarial. Pero, a pesar de eso, para el país, y para la izquierda, es mejor un gobierno de PPK que uno de Keiko. Lo que ha influenciado mucho en esta decisión de votar por PPK son las bases, muchas de las cuales ya se habían pronunciado para votar por PPK para evitar el triunfo de Keiko. Esta postura ha ido creciendo como una ola que viene de abajo. Hay un sector de la izquierda, fuera del FA, que sigue apoyando la abstención o el voto blanco.
–¿Este apoyo a PPK le traerá un costo político al FA y a Verónika Mendoza?
–Un dirigente político siempre paga un costo por sus actos. Un argumento que había para no llamar claramente a votar por PPK era que después al FA le iban a sacar en cara que había votado por un neoliberal. Hay sectores radicalizados de la izquierda que van a acusar a Verónika Mendoza y al FA de traidores o proimperialistas por votar por PPK, pero la principal responsabilidad no es quedar bien con esos sectores radicalizados, sino quedar bien con el país y hacer todo lo posible para evitarle al país el desastre de un triunfo del fujimorismo. El voto de la izquierda por PPK en estas circunstancias también es por supervivencia, porque si Keiko gana la presidencia va a salir a matar a la izquierda. Creo que PPK va a respetar más, no digo totalmente, pero sí más las reglas del juego democrático que permiten movilizaciones sociales de protesta y el ser de izquierda. Keiko es totalmente intolerante y va a aplicar mano dura contra todo lo que pueda. Si el FA no hacía ese llamado a votar por PPK, le iban a sacar en cara que por su culpa ganó el fujimorismo y se instaló un narcoestado. El costo de no llamar a votar por PPK era mucho mayor para el FA.
–¿Este apoyo de Verónika Mendoza y el FA a Kuzcynski, a una semana de la elección, no llega un poco tarde? ¿Debió tomarse antes?
–Sí, es verdad, puede ser que llegue un poco tarde. Efectivamente, esta decisión tal vez debió tomarse hace unas semanas y no recién ahora. Yo creo que el llamado del FA a votar por PPK para cerrarle el paso a un triunfo del fujimorismo debió hacerse desde que terminó la primera vuelta.
–¿Este llamado de Mendoza a votar por PPK puede ser decisivo a favor de Kuzcynski?
–Hay un porcentaje significativo de indecisos y de gente que dice votará en blanco, y buena parte de esos electores son votantes del FA. Este apoyo del FA a PPK busca tratar de influir sobre alguna porción de ese voto. Este no es un país con una alta institucionalidad y con fidelidad de los partidos donde los votantes siguen al líder, es un país donde hay una limitada capacidad de endose de votos. No es que este llamado influya en todos los votantes del FA, pero en algo va a influir para que voten por PPK y no blanco o viciado. Esperemos que esa influencia sea lo suficiente para contribuir a revertir la ventaja de Keiko Fujimori. Pero el resultado final de la elección no es responsabilidad de Verónika Mendoza y la izquierda, sino principalmente de lo que haga o deje de hacer PPK en estos días.
–¿Este voto del FA por PPK implica la posibilidad de un acuerdo de la izquierda con un eventual gobierno de Kuczynski?
–No creo que haya una negociación del FA con PPK en ese sentido. Es claramente un voto para impedir que entre Keiko. Verónika Mendoza ha dicho que se va a votar por PPK para frenar a Keiko, pero que el FA será un partido de oposición si PPK gana. Los sectores sociales, muchos de ellos afines al FA, como sindicatos, las asociaciones de víctimas de violaciones a los derechos humanos, sectores agrarios, indígenas, han entrado a negociaciones con PPK y su plan de gobierno. Pero el FA como tal no lo ha hecho.
–¿La izquierda está en posición de negociar con PPK para que en un eventual gobierno modere su plan neoliberal y asuma algunas propuestas económicas o de defensa de derechos laborales del FA?
–Sí, creo que se abren espacios para acuerdos en algunos temas. PPK ya ha negociado y acordado con distintos sectores, como la CGTP (principal central sindical del país ligada al Partido Comunista que forma parte del FA), una serie de compromisos, que tienen que ver con derechos laborales, por ejemplo, que no están en su plan de gobierno y que se ha comprometido a implementar. En el Congreso el FA le exigirá que cumpla esos compromisos.
–¿No cree que si PPK gana terminará aliándose y gobernando con el fujimorismo?
–En ciertas cosas, como en los temas macroeconómicos o de promoción de las grandes inversiones, no tengo ninguna duda que se entendería con el fujimorismo. En eso estaremos en contra. Pero en la bancada parlamentaria de PPK hay personas que tienen convicciones claramente democráticas, a quienes no veo auspiciando un Grupo Colina (escuadrón de la muerte del gobierno fujimorista), encubriendo actos de corrupción, ni aliándose para sacar a Fujimori de la cárcel. Sería un gobierno que de hecho va a tener que negociar con el fujimorismo porque éste es mayoría en el Congreso. Pero también tendría que negociar algo con el FA para construir ciertos equilibrios.
–¿Y cómo ve un posible gobierno de Keiko Fujimori?
–Como un gobierno autoritario y corrupto. Hay sectores muy duros que no han perdonado a quienes han tenido que ver con meter presos a Fujimori y la plana mayor del ejército comprometida con el régimen fujimorista y vienen con sangre en el ojo y ganas de venganza. En su comportamiento se ve que son prepotentes, agresivos, autoritarios, no tienen ninguna convicción democrática.
–¿El de Keiko sería una reedición, como segunda versión, de lo que fue el gobierno autoritario de Alberto Fujimori?
–Sí, pero ahora la penetración del narcotráfico en el fujimorismo es peor de lo que era en ese entonces. Por esa mayor penetración del narcotráfico, un gobierno de Keiko sería más peligroso que el de Alberto Fujimori.
–¿PPK tiene posibilidades de revertir la ventaja de Keiko y voltearle la elección en esta última semana?
–El primer debate fue muy malo para PPK y Keiko lo pasó por encima. Para este segundo debate PPK estuvo mucho mejor, pero le faltó rematar cuando tuvo ocasión de hacerlo. La mayoría de analistas considera que él ganó el debate, tal vez no por knock out pero ganó. En estos últimos días de campaña debe sostener el nivel que tuvo en este segundo debate, debe trabajar sobre el voto indeciso planteando claramente la disyuntiva que hay entre democracia y dictadura. Es difícil revertir la ventaja que tiene Keiko, pero creo que las cosas no están totalmente definidas.
*****