martes, 20 de septiembre de 2016

LOS NO ALINEADOS RESPALDAN A VENEZUELA Y AL PRESIDENTE MADURO. LA XVII CUMBRE DEL MNOAL: BREVE ANÁLISIS GEOPOLÍTICO EN CLAVE HISTÓRICA.

&&&&&


DECLARACIÓN FINAL DE LOS PRESIDENTES.- Declaran, que la aplicación efectiva del Documento Final de Isla de Margarita requiere del más alto compromiso y la voluntad de todos los Miembros del Movimiento a fin de abordar de forma decidida los retos que se plantean en materia de paz, desarrollo social y económico, los derechos humanos, y la cooperación internacional, y para lo cual realizarán esfuerzos mancomunados con miras a alcanzar los siguientes objetivos:

1. Consolidar y revitalizar el Movimiento: Reafirmaron su pleno y decisivo apoyo a la consolidación, el fortalecimiento y la revitalización del Movimiento de Países No Alineados, como única garantía para preservar su legado y vigencia histórica y, por ende, garantizar su fortaleza, cohesión y capacidad de recuperación sobre la base de la unidad en la diversidad y la solidaridad de sus Estados Miembros.

2. Consolidación del orden internacional: Reiteraron que continuarán promoviendo la solución pacífica de controversias, de conformidad con el Artículo 2 y el Capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas, así como la Resolución 26/25 de las Naciones Unidas de 24 de octubre de 1970 y el derecho internacional, a fin de contribuir al logro de dicho objetivo y salvar a las futuras generaciones del flagelo de la guerra y el conflicto militar. Además, subrayaron que la solución de conflictos y el logro de una paz firme y duradera demanda un enfoque holístico que aborde las causas estructurales de los conflictos, a fin de alcanzar los tres pilares de las Naciones Unidas, a saber, la paz y la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos. En este sentido, reafirmaron su compromiso con el respeto a la soberanía, la unidad nacional y la integridad territorial de los Estados, la igualdad soberana de los Estados, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, la solución pacífica de controversias y la abstención de la amenaza o el uso de la fuerza. Asimismo, rechazaron las políticas ilegales de cambio de régimen encaminadas a derrocar Gobiernos constitucionales, en contravención del derecho internacional.

3. Derecho a la libre determinación: Hicieron hincapié en el derecho inalienable a la libre determinación de todos los pueblos, incluidos los pueblos de territorios no autónomos, así como los pueblos de territorios bajo ocupación foránea o bajo dominación colonial o extranjera. En el caso de los pueblos sometidos a ocupación foránea y dominación colonial o extranjera, el ejercicio de la libre determinación sigue siendo válido y esencial para garantizar la erradicación de todas las situaciones antemencionadas y el respeto universal de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

4. Desarme y seguridad internacional: Reafirmaron sus intenciones de redoblar esfuerzos para eliminar la amenaza que supone a la especie humana la existencia de armas de destrucción en masa, en particular las armas nucleares. En este sentido, decidieron trabajar en pro de un mundo libre de armas nucleares. Decidieron además establecer una zona libre de armas nucleares en el Oriente Medio, de conformidad con los compromisos contraídos durante la Conferencia del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), celebrada en 1995, y sus posteriores reuniones. Asimismo, instaron a iniciar con apremio las negociaciones sobre desarme nuclear en la Conferencia de Desarme, en particular, un convenio integral sobre armas nucleares a fin de prohibir su posesión, desarrollo, producción, adquisición, ensayo, almacenamiento, transferencia y uso o amenaza de uso, y facilitar su destrucción en un marco de tiempo específico. De igual modo, reiteraron el derecho soberano de los estados a desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos de acuerdo con su visión de independencia y desarrollo económico.

5. Derechos Humanos: Reafirmaron su compromiso con la promoción y protección de todos los derechos humanos, que son universales, indivisibles, interdependientes e interrelacionados, mediante un diálogo internacional constructivo y de cooperación, el fomento de las capacidades, la asistencia técnica y el reconocimiento de las buenas prácticas, a la vez que garantiza el ejercicio pleno de todos los derechos humanos, incluido el derecho al desarrollo como derecho inalienable, fundamental y universal y como parte integral de los derechos humanos universalmente reconocidos, a fin de fomentar una paz y prosperidad colectivas y sostenibles en todo el mundo. Subrayaron la significación histórica de la aprobación de la Declaración del Derecho al Desarrollo hace treinta años, promovida por el Movimiento de Países No Alineados, que exige un profundo cambio en la estructura económica internacional, incluida la creación de las condiciones económicas y sociales que son favorables para los países en desarrollo. Asimismo, una vez más expresaron que los derechos humanos deben consolidarse mediante la adhesión a los principios fundamentales de universalidad, transparencia, imparcialidad, no selectividad, no politización, y objetividad a la vez que busque la consecución de los derechos humanos para todos, con arreglo a los principios contenidos en la Declaración de Viena de 1993. (Continúa) …..

/////




LOS NO ALINEADOS RESPALDAN A VENEZUELA Y AL PRESIDENTE  MADURO.

La Cumbre traspasó la Presidencia del grupo a una Venezuela inmersa en una crisis.
*****

El presidente venezolano denunció en su discurso de apertura una “arremetida” de Estados Unidos en América latina y en particular contra su gobierno. Y atribuyó a una alianza entre la oposición y Washington planes para derrocarlo por medio de una “guerra económica”.

Página /12 lunes 19 de setiembre del 2016.

El Movimiento de Países No Alineados (NOAL) concluyó ayer su XVII Cumbre en Isla Margarita, con un espaldarazo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, presionado por la peor crisis que ha vivido el país petrolero en su historia reciente.
La reunión, a la que asistió un pequeño grupo de mandatarios de los 120 países del movimiento, concluyó con la aprobación de un documento final de unas 190 páginas, en las que se consignaron el llamado a la no injerencia, el impulso a la paz y a la cooperación, y preocupaciones por la situación en Venezuela y otros países en conflicto.
Maduro, quien el sábado, en la apertura de la cita, denunció una “arremetida” de Estados Unidos en América latina y en particular contra su gobierno socialista, asumió la presidencia del bloque por los próximos tres años, un período imprevisible en la convulsa situación política, económica y social de Venezuela.
Aunque su mandato concluye en enero 2019, sus opositores buscan sacarlo del poder a través de un referendo revocatorio, que exigen se celebre este año para que se realicen elecciones. No obstante, el gobierno asegura que eso es imposible porque empezaron tardíamente el proceso.
“Venezuela vive una crisis de muchas dimensiones. Hay pesimismo y desesperanza en la gente. Para el presidente, la Cumbre y la presidencia del bloque son importantes en un momento en que está sometido a presión nacional e internacional”, aseguró la analista Mariclen Stelling.
El presidente socialista atribuye a una alianza entre la oposición venezolana y Washington supuestos planes para derrocarlo por medio de una “guerra económica” que, con acaparamiento y especulación de productos básicos, genera un fuerte malestar social.
La oposición achaca la crisis a lo que llama un “modelo socialista fracasado” y cree que la única solución está en el referendo. No obstante, el poder electoral, al que acusa de servir al gobierno, todavía no define la fecha de la próxima etapa del proceso, lo que aumenta las tensiones.
Stelling señaló que se percibe a Venezuela como un “actor geopolíticamente débil” y calificó como un “golpe” la reciente decisión del Mercosur de impedirle ejercer la presidencia temporal del bloque, argumentando que debía cumplir antes con compromisos económicos y políticos. Incluso podría ser excluido de ese mecanismo si no se pone al día hasta el 1º de diciembre.
En este contexto, Maduro busca respaldo en un foro que reúne a varios de sus aliados. Los presidentes Rafael Correa (Ecuador), Raúl Castro (Cuba), Evo Morales (Bolivia), Hassan Rohani (Irán) y Salvador Sánchez (El Salvador) le expresaron su respaldo en la plenaria de debates.
“Maduro busca crear la falsa impresión de que Venezuela aún cuenta con apoyo internacional y que es un actor influyente, pero no lo es desde la muerte de Hugo Chávez (marzo de 2013) y la caída de los precios del petróleo’’, aseguró el analista Diego Monya-Ocampos, del centro Ihs Markit, con sede en Londres.
Golpeada por el desplome de los precios del petróleo, que le generan el 96 por ciento de sus divisas, Venezuela sufre una aguda escasez de alimentos y medicinas, y su inflación es la más alta del mundo, proyectada por el FMI en un 720 por ciento para este año.
En un intento por estabilizar los precios del petróleo, Venezuela impulsa en reuniones paralelas a la Cubre la búsqueda de un consenso para congelar la producción global, de cara a una reunión de la OPEP a fines de septiembre en Argel.
Correa, cuyo país es el socio más pequeño de la OPEP y apoya la aspiración venezolana, dijo la noche del sábado en Margarita que “hay peligro” de que el cartel “se desintegre” por diferencias sobre la estrategia de mercado.
Creado en el apogeo de la Guerra Fría como una alternativa a la bipolaridad de Estados Unidos y la Unión Soviética, el NOAL debatió en esta cumbre la necesidad de renovarse en la era pos conflicto.
Algunos dignatarios y jefes de delegación han advertido sobre el surgimiento de nuevos colonialismos y acciones “injerencistas”.
Bajo el tema de la paz, las delegaciones tocaron los conflictos en varios de los países del movimiento, las acciones de los grupos extremistas y varios acusaron a Estados Unidos de “injerencia” en asuntos internos.
La delegación de Corea del Norte usó la tribuna para lanzar reiteradas amenazas a Estados Unidos. A la cita acudió también el presidente palestino, Mahmud Abas, a quien la Cumbre le expresó un apoyo que quedaría consignado en el documento final.
*****


 
LA XVII CUMBRE DEL MNOAL: BREVE ANÁLISIS GEOPOLÍTICO EN CLAVE HISTÓRICA.
*****

Félix Caballero Escalante.

ALAI lunes 19 de setiembre del 2016.

Durante la XVII Cumbre del Movimiento de los No Alineados (MNOAL), la República Bolivariana de Venezuela asume la presidencia pro tempore de esta organización que desde su origen ha luchado por el respeto de la soberanía nacional de los países que históricamente han estado subordinados a diferentes esquemas de dominación planteados por parte de los países industrializados.

MNOAL a través de la historia.

El antecedente más directo del MNOAL es la conferencia de Bandung realizada en 1955 en Indonesia convocada por iniciativa de Pakistán, India, Indonesia, Ceilán (actual Sri Lanka) y Birmania, con la intención de articular el proceso de descolonización que comienza con una onda renovadora alrededor del mundo luego de la finalización de la segunda guerra mundial en el marco de la Guerra Fría.

En la voz de líderes nacionalistas como Sukarno, Presidente para ese entonces de Indonesia y Sri Pandit Jawaharlal Nehru, Primer Ministro de la India en esa época, se constituyeron los principios que luego formarían las bases doctrinarias del MNOAL, fundado oficialmente en la primera cumbre realizada en Belgrado en septiembre de 1961.

Estos principios se pueden resumir de la siguiente manera:

Respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos
Igualdad entre las razas y las naciones
No agresión y planteamiento de un tratado de desarme general
No injerencia en los asuntos internos de cada país
Coexistencia pacífica

La Conferencia de Bandung marcó un hito en el movimiento anticolonial y antiimperialista a nivel mundial, además de lograr un espacio de diálogo importante entre las naciones oprimidas por la geopolítica capitalista, generadora de desigualdades.
En el punto 10 de la Declaración de la VI Cumbre del MNOAL en la Habana (1979), se hace una definición clara de la naturaleza y propósito de esta organización multilateral:
El Movimiento de Países No Alineados, que nació en medio de la quiebra del sistema colonial y de la lucha emancipadora de los pueblos de África, Asia, América Latina y otras regiones del mundo y en el apogeo de la guerra fría, ha sido un factor esencial en el proceso de descolonización que ha conducido al logro de la libertad y la independencia por muchos países y pueblos y a la formación de decenas de nuevos Estados soberanos y en la preservación de la paz mundial. El surgimiento de nuevos países liberados que han optado por el desarrollo político independiente y rechazado con decisión la polarización en bloques (...) dio un impulso histórico a esta lucha por la total emancipación. A partir de su fundación, el Movimiento de Países No Alineados ha librado una batalla constante para garantizar que los pueblos oprimidos por la ocupación y la dominación extranjeras puedan ejercer su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia; ha unido sus fuerzas con el fin de establecer un Nuevo Orden Económico Internacional(...) y ha desempeñado’ un papel decisivo en los esfuerzos tendentes a mantener la paz, promover la distensión internacional y eliminar los focos de agresión o tensión en todo el mundo, y en la promoción de soluciones justas para los problemas internacionales.

De esta forma el MNOAL cuenta con una gran carga histórica y se ha convertido en un símbolo de resistencia antiimperialista, teniendo en cuenta la estrecha relación con los movimientos de liberación nacional que tienen su auge entre las décadas de los 50 y los 60 del siglo XX.

El Espíritu de Bandung normalizado por el Sistema de Naciones Unidas.

La contundente toma de postura que realiza el MNOAL en el 79, fue un paso necesario ante la tergiversación de los principios planteados en Bandung y reafirmados posteriormente en Belgrado.

El Sistema de Naciones Unidas, absorbió estos principios y modificó su esencia para legitimar el neocolonialismo y el tutelaje de los países industrializados sobre las naciones que buscaban fundar un Estado soberano y hacer efectivo el principio de la autodeterminación de los pueblos.

Al hablar de lo negativo, a nuestro entender hay que mencionar el “inmediatismo” en el otorgamiento de la liberación nacional, prescrito en los documentos de Bandung. A su turno, ese “inmediatismo” se reflejó en la famosa Declaración sobre descolonización, adoptada por la ONU en 1960. Sin embargo, poca gente reparó que el texto de dicho documento, que llama al otorgamiento “inmediato” de la soberanía estatal a los pueblos de las restantes colonias europeas, de hecho contradice a la misma Carta de la ONU. Esta última, en sus Capítulos XI, XII y XIII, establece el sistema de tutela bajo el cual el estado-“tutor” (ex-metrópolis) tenía el deber de crear en sus ex-colonias (estados bajo tutela) y bajo la supervisión de la ONU todas las condiciones necesarias (económicas, políticas, culturales etc.) para llevarlas a la independencia.

De esta manera, al institucionalizarse los principios de Bandung dentro del sistema de Naciones Unidas, se logra institucionalizar también el neocolonialismo sobre los nuevos Estados independizados.

Esta estrategia del imperialismo es común, usar a la propia institucionalidad internacional a fin de satisfacer los intereses de las clases aliadas al capital internacional a través del comercio de exportación de materia prima e importación de productos terminados, la actividad económica fundamental de países periféricos en el marco de la división internacional del trabajo.

La importancia geopolítica de la Cumbre de Margarita.

El MNOAL ha sido desde siempre un espacio que se contrapuso al unilateralismo de los Estados industrializados, ha abierto un espacio de concertación entre países pertenecientes en su mayoría a los bloques regionales de África, Asia, Oceanía y América Latina. Es por esa razón, que en la Declaración de Margarita, resultado de la XVII Cumbre, busca darle continuidad al proyecto histórico de este especio multilateral y, proseguir el proyecto emancipador de esta organización.

En estos momentos que la Alianza del Pacífico como parte antagónica del ALBA-TCP se fortalece, los mecanismos de integración como UNASUR, MERCOSUR, CELAC se encuentran amenazados por las posturas neoliberales que han asumido los gobiernos de Argentina y Brasil principalmente, la refundación del sistema internacional se plantea como una tarea prioritaria.

El presidente Nicolás Maduro enunció 11 puntos, en los que se centra la declaración, aquí resaltaremos en 3 puntos la trascendencia de la misma:

La refundación del Sistema de Naciones Unidas a fin de democratizarlo y hacerlo más amplio. Ampliar la representatividad dentro del Consejo de Seguridad para que sea más plural, acorde a la realidad internacional y reconociendo las fuerzas emergentes dentro del orden mundial.

Este punto es importante ya que el MNOAL reconoce implícitamente la importancia de articularse con los nuevos mecanismos de integración alternativos y concentrar su esfuerzo en la construcción de un mundo multipolar que suponga una nueva institucionalidad política y una arquitectura financiera que sirva de plataforma para la consolidación de las iniciativas nacidas de proyectos populares-nacionales a nivel mundial que por lo menos convergen en un punto en común: el antineoliberalismo.

La ALBA-TCP, UNAUSR, BRICS, CELAC, la Cumbre América del Sur-África, la Unión Euro Asiática, son mecanismos de integración que nacen desde la noción de la cooperación Sur-Sur y fungen como nodos de una nueva configuración geopolítica.

Asumir las banderas del nuevo orden económico internacional a fin de vencer a la diplomacia del dólar.

Instituciones como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), el Banco del Sur y el Nuevo Banco de Desarrollo (Banco de los BRICS), son mecanismos que en un mediano plazo podrían desplazar en cierta medida al FMI y Banco Mundial, cuya acción articulada con grandes bancos cómo Deutsche Bank, Citibank, Comerzbak, etc., es nociva para cualquier iniciativa política que pretenda reivindicar el principio de autodeterminación de los pueblos y no injerencia extranjera.

Exigir el cese definitivo del bloqueo a la República de Cuba, contribuir con la solución al caso palestino y apoyar el proceso de independencia de Puerto Rico.

Estos temas son importantes ya que le da continuidad a banderas históricas de lucha que se contraponen al imperialismo y neocolonialismo.

MNOAL en clave Sur-Sur.

La cooperación Sur-Sur, un esquema de relacionamiento horizontal basado en la solidaridad y la ubicación de objetivos comunes para la superación de los problemas devenidos de la geopolítica del capitalismo que conlleva a las zonas periféricas del sistema al estancamiento y subordinación a intereses transnacionales.

Como bien lo expresó el Comandante Hugo Chávez en su mensaje dirigido a la III Cumbre ASA en 2013:

Nuestra cooperación Sur-Sur debe ser un auténtico y permanente vínculo de trabajo conjunto que debe volcar todas sus estrategias y planes de desarrollo sostenible hacia el sur, hacia nuestros pueblos. Aunque de ninguna manera negamos nuestras soberanas relaciones con las potencias occidentales, debemos recordar que no son éstas la fuente de la solución integral y definitiva para la problemática que comparten nuestros países. Lejos de serlo, algunas de ellas proyectan una política neocolonial que amenaza la estabilidad que hemos comenzado a fortalecer en nuestros continentes.

De esta manera, el MNOAL tiene que verse como una plataforma amplia de cooperación Sur-Sur, que funja como espacio para la consolidación del funcionamiento de la nueva institucionalidad internacional y fortalecer los diversos mecanismos que no permitan las diversas formas de injerencia en sus distintos niveles, como los golpes blandos (Honduras, Paraguay, Ucrania, Brasil), las intervenciones “humanitarias” (Libia, Siria), entre otras.

Tengamos en cuenta que la estrategia militar de los EUU, está definida en el documento publicado por el Pentágono a principios del siglo XXI, llamado “Joint Vision 2020” donde plantea la “dominación de espectro completo” que no es más que la simultaneidad y la articulación de todas las formas de coerción, tanto bélicas como económicas, sociales y culturales.

Ante ese escenario, es necesario que el Sur contraataque y la mejor forma para ello es fortalecer la nueva institucionalidad donde el diálogo entre los pueblos más desfavorecidos puedan ir construyendo un espacio fértil de unidad.

El MNOAL representa el 60% de la Asamblea General de la ONU, más de la mitad de la población mundial, se compone de los países con las mayores reservas de recursos naturales, lo cual significa que fortalecer este bloque ayudaría a tener una mayor capacidad de negociación dentro de otros mecanismos multilaterales además de la ONU cómo por ejemplo: OPEP, OMC, Unión Africana, OEA, etc.

*****