SOCIOLOGIA Y CIENCIAS POLITICAS.

Loading...

miércoles, 20 de junio de 2012

Los Movimientos Sociales: Nuevas formas de hacer política en el escenario de la crisis del sistema capitalista. (Parte I- II).

&&&&&
Los Movimientos Sociales- Conflictos Sociales – son hijos legítimos de la Democracia, tres referentes locales, regionales, ( Tía María- Arequipa),  (Aimara Puno), y (Conga Cajamarca) nacieron en su epicentro, de la Democracia, hoy en tiempos de aguda y prolongada crisis estructural y en la coyuntura el problema principal entre el Estado y los Movimientos Sociales – en especial los movimientos anti-globalización, hoy llamados Conflictos Sociales – se sustenta en el carácter y naturaleza del sistema democrático actual. La Democracia nuestra, es cerrada, elitizada, centralista, vertical, autoritaria, adocenada – sorda y ciega – frente a los pedidos, reclamos, protestas, movilizaciones, plataformas de reclamaciones, reivindicaciones y derechos; protestas y plataformas que varían en función del tipo de sujetos sociales o actores centrales del movimiento, además la diversidad local-regional, centrada en su cultura local, su identidad social y cultural – aspecto no considerado por más  del 99% de opinantes, especialistas, analistas y demás personal interesado en el tema – igualmente muy pocos analizan el aspecto de la comunicación intercultural – hoy aspecto principal en la violencia de los conflictos – menos aún el carácter y contenido del nuevo capital político y lenguaje democrático, aspectos en los cuales es muy difícil, por no decir imposible que la democracia “acartonada” logre comprender.
Muchos piensan – entre analistas, especialistas y “sabelotodo” – es decir opinan en todos los campos, se consideran dueños de una gran cultura  y en el papel simplemente encontramos a mediocres, autoritarios y  falsificadores de la realidad – que los movimientos sociales – hoy en la coyuntura conflictos sociales – consideran como protestas sociales, movimientos políticos, turbulencias culturales y ambientales  en esencia para ellos son protestas anti-democracia, anti-sistema, pero, y si uno realmente comprende, entiende y sabe tener una buena lectura de la realidad – una  nueva mirada hacia el Perú Profundo – del sistema democrático, con la plena y absoluta seguridad llegaremos a considerar que los movimientos sociales de protesta hoy, han nacido, han surgido y hoy emergen del centro del propio sistema democrático. Los movimientos sociales – conflictos sociales – tenemos que analizarlos como formas muy variadas, diversas y desiguales de protestas, movilizaciones de los Nuevos Sujetos Sociales Históricos – actores sociales locales, profundamente concatenados con su propia cultural local, su identidad social y cultural – que en tiempos históricos de crisis de las ideologías y la política – ellos se convierten, se transforman dialécticamente en la “autentica” “ ideología y política” que traen con abanderados los actores sociales y protagonistas de los conflictos sociales. Por el carácter dinámico y plural de los Nuevos Líderes emergentes, presentan un nuevo mensaje de renovación y “modernización” de la Democracia y por su aspecto plural, popular, autónomo, democrático los conflictos enriquecen los nuevos escenarios por donde transita el sistema democrático.

Todo en su conjunto multidimensional, está oxigenando, renovando, modernizando la “vieja democracia” aposentada en las “faldas” deshilachadas de las clases dominantes, parasitarias, conservadoras – básicamente nueva oligarquía comercial, especulativa, exportadora – aunque en la práctica aún se resiste al cambio, renovación, modernización, se ve obligada  a criminalizar la protesta, reajustar los sistema de violencia, al final, el Diálogo, las Mesas de Concertación, Negociación, simplemente se convierten “ en verdaderos mecanismos “democráticos” de adormecimiento de la polarización, verdaderas cortinas de humo para ampliar en el tiempo la falsificación de la solución que el pueblo espera como su carta más importante. Los Conflictos sociales locales, regionales, sociales, ambientales, culturales, límites territoriales, laborales, hoy en la coyuntura de la Poli-Crisis Mundial, están oxigenando, están presentes en el sistema para renovar, modernizar la democracia y los nuevos sujetos sociales – actores sociales y protagonistas populares – con sus nuevas formas de hacer política están fortaleciendo las columnas institucionales para la construcción de un Perú Nuevo en un Mundo Nuevo.
///// 
Dr. Pablo Raúl Fernández Llerena. Ciudadano Mariateguista. Líder de la "Generación 68" en las Facultades de Ciencias de la Educación y Letras-Sociología. Universidad Nacional San Agustín.
***
Los Movimientos Sociales: Nuevas formas de hacer política en el escenario de la crisis del sistema capitalista. (I Parte).
*****
Pablo Raúl Fernández Llerena.
Sociólogo. Politólogo.
“No estoy de acuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas”.
1.- Introducción. Tipos de movimientos sociales en la Historia.
En América latina en concreto, los movimientos sociales (in)surgen desde mediados de la década de los 60’ del siglo XX, primero fue el famoso e histórico “Cordobazo”, La gran insurrección popular del 29 de Mayo de 1969, conocida como el “Cordobazo”, fue el pico máximo que alcanzaron las huelgas y movilizaciones que caracterizaron el “verano caliente” de 1969 en la Argentina contra la dictadura de Onganía. Continuaron los movimientos sociales en Perú, Bolivia, Uruguay, Brasil, Ecuador y posteriormente Chile. El problema central radica en sustentar, que el origen de los movimientos, explotaron a raíz de las siguientes consecuencias: Los años finales del 60’ y los inicios de los 70’ están marcados particularmente en América latina, por los golpes de estado militares o financiados y auspiciados por las oligarquías terratenientes internas, tradicionales y conservadoras que se oponían a la más mínima reforma o cambio sociales que intentaban implementar la débiles y nacientes democracias, como respuesta ante la poderosa influencia que ejercía en nuestro Continente la Revolución Cubana y a nivel internacional el proceso de descolonización final que se presentaba en el mundo, en especial en África y Asia.
La guerra de los “seis días” entre judíos y palestinos, el suba del petróleo –OPEP –el precio internacional del barril de petróleo, remueve desde los cimientos todas las economías dependientes e importadoras del crudo, el problema que el mundo originaba la guerra de Vietnam, la situación mundial del dólar y el impacto que originó en las economías débiles y en proceso de “Industrialización por sustitución de importaciones”, la imposición de las políticas de la Alianza para el progreso, el surgimiento de los primeros nuevos movimientos sociales: los verdes, la preocupación creciente que se presenta en el mundo por la situación de los Derechos Humanos. Estados Unidos, internamente era una sociedad profundamente golpeada por el movimiento de los derechos civiles de los negros, la rebelión de la juventud que se negó ir a Vietnam, y el propio amanecer de ”rebeldía” sin causa de los pelucones – los hijos de los millonarios “contra” el sistema, y finalmente muchos de los movimientos sindicales radicalizados, combinados con los movimientos universitarios y la influencia Maoísta – la revolución cultural – devinieron en movimientos revolucionarios, como en Brasil, Argentina, Uruguay y Brasil.
Por todas estas causas y muchas otras más que las dejamos en el archivo de la computadora, se producen los golpes de estado en América Latina, y la primer política que implementan autoritaria y brutalmente los dictadores es sin duda alguna: los dirigentes sindicales, universitarios y políticos: represión, cárcel, persecución deportación o asesinatos; declarar como “enemigos” de la democracia, la libertad, la nación, a los partidos políticos, sus dirigentes, cerrar sus locales partidarios; liquidar la vigencia legal de los sindicatos y gremios, asociaciones y todo lo que huela a organización, concentración, movilización, lucha y protesta es clausurado “de un plumazo”. Es ahí, en este escenario, profundamente polarizado de las clases y la lucha de clases, donde a los pueblos, los obreros, trabajadores, juventud, profesionales y en general los ciudadanos resentidos, indignados, encuentran y forjan – construyen desde sus propios cimientos – una nueva forma de protesta, movilización y lucha contra la dictadura, que por lo general en los 70’ se encontraba inmersa en el centro de una profunda crisis del capitalismo dependiente, situación que originó despidos, rebaja de salarios, miseria, hambre, etc. Aquí surgen los Movimientos Sociales Históricos, o movimientos sociales anti-dictadura, o movimientos sociales anti-crisis del capitalismo dependiente.
"El Cordobazo" Argentina. 1968.

2.- Los Movimientos Sociales como nuevas formas de organización y lucha.
La década de los 70’ en América latina, (in)surgen los movimientos sociales, como nuevas formas de organización, movilización, lucha, representación, traen consigo una nueva forma de Pliegos de Reclamos – nueva plataforma de reivindicaciones -, los actores sociales y protagonistas populares y políticos son “otros” – ya no son solamente los obreros, como en la organización sindical – ahora están presentes todos los sectores sociales, que antes eran parte simplemente de la clase obrera y del proletariado – Ahora, un poco “independizados” por sus propias luchas antes de la dictadura, están presentes maestros, empleados públicos y privados, bancarios, construcción civil, obreros, estudiantes, migrantes – producto de la histórica revolución pacífica, la migración del campo a la ciudad que movilizó a millones de campesinos con dirección a las ciudades intermedias –donde aún encontraban trabajo “fijo” o a la propia capital de la república, donde estaba presente en gran magnitud la informalidad y la “ocupación” que daba a millones de pobres que venían del campo, en una tiempo social y político de descampenización masiva, sin industrialización, pero con fuerte hiper-urbanización, y la construcción del nuevo rostro urbano.
El tiempo social y político en nuestro país de  los 60’ y 70’ de grandes cambios sociales y políticos – el crecimiento significativo de la izquierda marxista-leninista – camina en paralelo con el proceso de la masiva informalidad que prácticamente cubre toda la estructura productiva del país – transporte, educación, vivienda, capital comercial, mercantil, religión, política, etc – se forja el nuevo rostro urbano del Perú “moderno”, coincide con la revolución en la educación, que el estado peruano, obligado y exigido por las circunstancias de los millones de seres humanos – invadiendo la gran ciudad y siendo protagonistas de transformar los cerros en viviendas – tiene que responder a partir de la educación – que se convierte en la realidad del país en el mejor y más democrático instrumento como los millones de peruanos, ahora desarrollan y enriquecen su conciencia de clase: esta forjándose en el Perú una Nueva Ciudadanía – producto de la convergencia de varios procesos revolucionarios, creativos, no copia ni calco: la migración – atacó en el corazón de la feudalidad y la oligarquía nacional -, la educación, se fue transformando en el mecanismo e instrumento democrático como derecho de millones de peruanos, que ahora sí, se sentían orgullosos de ser peruanos – el inicio de una nueva revolución de construcción de Ciudadanía Múltiple en el Perú que traía consiga la “otra modernidad”.
En este conjunto de nuevos, dinámicos y complejos contextos sociales nacen como voluntad de lucha, de defensa de sus derechos y reivindicaciones de clase los FEDID,- los Frentes de Defensa de los Intereses del Pueblo – que tiene como extraordinaria herencia los varios años de construcción y desarrollo del sindicalismo clasista en el Perú, tiempos social y político del General Velasco – pero con el contra-golpe del Dictador Morales, liquidó y destruyó todo lo avanzado, y además ingreso producto de su ineficiencia, incapacidad de sus acompañantes de turno en el epicentro de una profunda crisis, que no era pasajera ni coyuntural, era el reinicio de una histórica, estructural y multidimensional Crisis que ha estado presente a lo largo de toda nuestra historia contemporánea.
Precisamente al ser liquidados o desconocidos los sindicatos y perseguidos, encarcelados o deportados los dirigentes del clasismo sindical – que extraordinaria herencia sindical-política de clase que heredan los FEDIP – ahora  la gran tarea y responsabilidad social y política asumían los Movimientos Sociales, que fueron surgiendo en cada pueblo, distrito, provincia o departamento. Como no recordar en este momento el primer movimiento social de este carácter y contenido de lucha: Moquegua y el Puente Montalvo, Puno y el movimiento campesino, Huanta y la lucha de los estudiantes y posteriormente Arequipa, asumió el histórico rol, responsabilidad y compromiso con la historia social y política de nuestro pueblo, porque se transformó en el centro de las luchas, movilizaciones y protestas – como nuevas formas de lucha política – contra la dictadura. Movimiento social histórico que llega hasta el 19 de julio de 1977 y pone en jaque a la dictadura, a pesar de los 10 mil dirigentes sindicales subrogados, despedidos – juntas directivas completas fueron despedidas y otros encarcelados o deportados por el dictador.
Fueron extraordinarios los grandes paros nacionales, las protestas y movilizaciones de los Maestros del SUTEP – el Sindicato Único de Trabajadores en la Educación del Perú- con su máximo y recordado Líder Maestro Horacio Zeballos Gámez, conjuntamente con una extraordinaria jornada de dirigentes de bases, con quienes tuvimos el alto honor de ser los fundadores del Sindicato – como nueva forma de organización, en sustitución de la Federación, por niveles y dividida, como se encontraba el magisterio por entonces – con todo ellos formamos parte de una “promoción” de Maestros, sindicalistas, clasistas, y verdaderos y auténticos forjadores de una nueva historia para los Maestros del Perú y con todos ellos y las bases de nuevos sectores de estudiantes, bancarios, empleados, obreros, campesinos, mineros, pescadores, maestros universitarios, fuimos también parte importante en la forja y construcción de los FEDIP, luchamos y trabajamos juntos, hasta 1980, cuando muchos de ellos – dirigentes sindicales forjados en los largos años de lucha contra la dictadura – optaron por el camino de las Elecciones nacionales y la representación nacional – Diputados y Senadores – y los que llegaron el final de la lista pues también tuvieron su premio: Los Municipios y se inicio la etapa de descanso del "guerrero", dejaron sin dirección, conducción, ni liderazgo a las organizaciones sociales y políticas que por años confiaron en ellos, en su  experiencia, en su entrega al, servicio de los explotados y en defensa de los intereses históricos de la clase trabajadora para construir un Perú Nuevo en un Mundo Nuevo.
Arequipa, patrimonio cultural de la humanidad.
Región Puno, viernes 1 de junio del 2012.


El FEDIP Moquegua y la lucha en el Puente Montalbo es histórica en las movilizaciones de los pueblos del Perú Profundo desde 1973.


Los Movimientos Sociales: Nuevas formas de hacer política en el escenario de la crisis del sistema capitalista. (II Parte)
*****
Pablo Raúl Fernández Llerena.
Sociólogo. Politólogo.
“No estoy de acuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas”.

1.- Europa, post-Segunda Guerra Mundial y la construcción del primer “muro” ideológico político.
Si la reconstrucción de Europa, fue a partir del Plan Marshall, un proceso político anti-comunista en su esencia y estructura, con la finalidad estratégica de construir un “muro” ideológico y político que sirviera de fortaleza en contra de la influencia que ya venía de la URSS – Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas – y la verdadera construcción científica del Socialismo, además de la construcción del capitalismo “moderno”, al modelo “keynesiano”, reforzando igualmente un Estado que se sustente y tenga como columna vertebral los derechos sociales y políticos. Toda la década del  50’ fue en su totalidad anti-comunista, al extremo que obligaron a salir de París a la federación Sindical Mundial de orientación clasista y socialista – trasladándose a Praga, Checoslovaquia -. Desde finales de los 50’ cuando la clase dominante, la burguesía industrial “moderna” comienza a conceder ciertos derechos a los trabajadores – primero 15 días de vacaciones a funcionarios y empleados, años después a los obreros, después 30 días de vacaciones para todos – los capitalistas inician el proceso histórico de transformar el Turismo – hasta entonces de aventura, educación, familiar-monárquico, etc – en una verdadera industria. Los 60’ del siglo XX marcará definitivamente en el escenario mundial el inicio de las grandes cambios sociales y transformaciones políticas: la Revolución Cubana, el proceso sistémico de descolonización: la Revolución Argelina, el inicio de los viajes espaciales -Yuri Gagarín – y concluirá la década con la guerra de los “seis días” entre judíos y palestinos, la histórica revolución estudiantil de París Mayo 68 y el profundo cuestionamiento al movimiento sindical, a la clase obrera, a los partidos socialistas y comunistas que eran gobierno en varios países de la Europa de la década del 60-70. Europa, Estados Unidos, Japón, - años después el G-6 – forjan y construyen “La Edad de Oro” o 30 años de capitalismo en un escenario global de Guerra Fría, de lucha sistémica entre socialismo y capitalismo, en un mundo de Bipolaridad Política y de empresas multinacionales.
En este contexto “preñado” de grandes cambios sociales y transformaciones políticas nacen, (in)surgen los primeros Nuevos Movimientos Sociales, en especial  sus forjadores y protagonistas centrales, está presente la juventud universitaria del París Mayo 68 – que se extendió por todo Europa, hasta la renuncia política al cargo de Presidente del General Charles De Gaulle y terminar sangrientamente en la Universidad Autónoma de México con la matanza de cientos de estudiantes -. Mientras estos movimientos, protestas, huelgas, movilizaciones ocurrían en Europa, Estados Unidos era centro y eje principal de un proceso de luchas sociales y políticas. Millones de jóvenes universitarios se oponen a ser enviados a la guerra de Vietnam, país al cual prepotentemente como siempre invadió e  imperialismo; millones paralelamente de ciudadanos norteamericanos “pelean” en las calles, plazas, universidades, restaurants, servicio de movilidad, barrios, la lucha de los negros por el reconocimiento de sus derechos civiles frente a los blancos – verdadera guerra civil interna – adicionado a todo ello, los hijos de los millonarios , los hipies, los pelucones, cansados de la vida fácil e improductiva, también entran al cuestionamiento del sistema, además de los millones de jóvenes y ciudadanos norteamericanos cuestionan la política internacional del Presidente Johnson y posteriormente de Nixon hasta  su renuncia.
El contexto global, es altamente positivo para los países capitalistas al haber consolidado el Estado de Bienestar o Estado de Providencia ( en inglés The Welfare State), que tiene como cimiento social y columna vertebral el reconocimiento, vigencia y protección de los Derechos Sociales – Derechos a educación de calidad, asistencia en salud de calidad, trabajo digno y salarios de calidad y vivienda digna para todos los Ciudadanos Europeos – los mismos que se consolidan con la vigencia irrestricta de los derechos laborales: 8 horas de trabajo .- promedio de 35 a 37 horas semanales – descanso dominical, vacaciones pagadas por 30 días, libertad sindical,  subsidio al desempleo, seguridad social, derechos de jubilación, etc. – y derechos políticos, forjando un amplio proceso de reconocimiento, credibilidad, confianza y legitimidad de la instituciones fundamentales de la Democracia Liberal Representativa. Sumado la vigencia de los derechos – unos dicen el “Poder Sindical” como la Sra Thatcher o el Sr Reagan, cuando el 80’ ambos expresan: El Estado no es la solución; el Estado es parte del problema, en un escenario mundial, de crisis, y presentes las tres grandes revoluciones del siglo XX: la tecnológica, comunicación electrónica y el transporte - los “30 años de Oro del Capitalismo”, representan en su conjunto el Modelo Social Europeo, considerado como la más grande e importante aporte, contribución político-democrática que Europa ha entregado al mundo en la segunda mitad del siglo XX.


2.- Europa, surgen los Nuevos Movimientos Sociales, por mejor calidad de vida y bienestar social.-
Los millones de jóvenes ahora profesionales, otrora grandes cuestionadores del “sistema” del sindicalismo de los partidos políticos por su burocratismo, reformismo extremo, “aburguesamiento”, al ingresar al escenario del mundo de los 70’, su ubicación futura está fuera de las instituciones criticadas profundamente por ellos. Nace el movimiento “Verde”, ecologistas y ambientalistas, protección de la naturaleza, contra la contaminación ambiental, en defensa de la vida – tiempo político que los favorece al estallar embarcaciones petroleras en alta mar y poner en grave riesgo la vida en los mares -. Nace espontáneamente el movimiento Greenpeace en 1971 que va más allá de la defensa y protección del medio ambiente, poniendo a la humanidad en alerta máxima sobre el peligro de la energía nuclear. En la misma década irán surgiendo otros movimientos que responden a los grandes problemas de la sociedad en la coyuntura de una crisis que se vislumbra en un escenario contaminado de derechos, necesidades y reivindicaciones insatisfechas. Producto de las intensas y polarizadas luchas dentro de la sociedad norteamericana surge el Movimiento de los Derechos Civiles – el derecho de los negros – el movimiento Pacifista – la respuesta más efectiva contra la guerra de Vietnam.
 El mundo entre finales de los 70’ e inicios de la década de los 80’ atraviesa por un proceso muy complejo entre la crisis “final” del viejo capitalismo industrial y el surgimiento del nuevo Modelo del capitalismo: el capitalismo financiero especulativo – la globalización neoliberal está presente en la Historia – se terminó el uso intensivo de la mano de obra propia del capitalismo industrial, ahora se presenta el uso intensivo del capital financiero –bancos, bolsas, aseguradoras, Wall Street, corporaciones, etc – y más tarde el uso intensivo de la información – el capital en el mercado único de la economía libre circula las 24 horas del día, en ”La Aldea Global” y en “tiempo real”. Al interior de este realidad múltiple y compleja ya está presente el Movimiento de los Derechos Humanos – evaluando lo que ha ocurrido en el mundo en las últimas décadas de violación, deportaciones, cárceles, asesinatos de miles de dirigentes, líderes y gente del pueblo en el mundo entero.- Aquí es importante reconocer la valiosa contribución política del presidente Carter en el proceso de reconocimiento de la Doctrina de los DD.HH, a nivel sistémico -.Las mujeres del mundo, en especial las europeas, profesionales, altamente capacitadas entran al proceso productivo moderno – paralelamente está caminando el Movimiento feminista, que tiene derechos pendientes en la historia, el mismo que se fortalece en un escenario muy controvertido de la revolución sexual y la crisis final de la familia. El movimiento Contra-culturalista, (in)surge en contextos sumamente polarizados de grandes ciudades, cuna de la libertad, de la democracia – donde no se reconoce el derecho de los migrantes y sus culturas nacionales, minorías. Otros trabajan el Movimiento de los Derechos de los Niños, los Derechos de los Consumidores, hasta llegar a tiempos del Nuevo Movimiento Social de gays y lesbianas. Ninguno de estos Nuevos Movimientos Sociales, cuestionó el sistema, no son movimientos sociales anti-sistema, simplemente sus reivindicaciones se centran en Calidad de Vida y Bienestar Social para sus ciudadanos.
Todos ellos, conjuntamente son forjadores y constructores de la Nueva Sociedad Civil que emerge en la historia en la década de los 80’ comprometida en otro terreno, contexto y con otros principios políticos en la lucha final hasta La caída del Muro de Berlín y la lucha por la derrota final en los países de Europa Oriental, del socialismo realmente existente. ( Un socialismo que en realidad no existía desde finales de los 60’). Todos estos Nuevos Movimientos Sociales con su doctrina, con su mensaje, sus formas de organización, ya institucionalizadas en los países desarrollados, ejemplos de democracia de alta intensidad, ingresan a  América latina a finales de los 80’ y principios de los 90’ eso sí en un escenario de profunda y extensa crisis sistémica, estructural, violenta, tiempos corrupción, de paraísos fiscales, terrorismo, e imposición de las políticas mundiales del Consenso de Washington.
Arequipa patrimonio cultural de la humanidad.
AQP. Viernes 8 de junio del 2012.
*****