SOCIOLOGIA Y CIENCIAS POLITICAS.

Loading...

sábado, 30 de abril de 2011

Los movimientos indígenas en América Latina: un reto. “Cambio de Época” y Nuevos Sujetos Sociales Históricos.

&&&&&

Los Nuevos Sujetos Sociales Históricos, son producto social, político y cultural directo de la crisis general del capitalismo, expresada por un lado en la triple crisis global, multidimensional - estructural -, crisis que se manifiesta en el derrumbe final del modelo económico - el del capitalismo financiero-especulativo, el “capitalismo salvaje” - surgido a finales de los 70' y que se consolida en los 80' y 90', tres décadas después, post-crisis mundial, el nuevo proceso de acumulación mundial del capitalismo - la apropiación y explotación por despojo - de los principales recursos naturales de los países emergentes y países en desarrollo. Se produce un "Cambio de Época" junto al surgimiento del Multilateralismo, los nuevos poderes económicos regionales - las economías BRICS - y los poderes políticos regionales descentralizados - China, India, Brasil, Rusia, Unión Europea y el propio Estados Unidos -. Al interior de la crisis del sistema democrático - de una democracia liberal representativa, elitizada junto a los poderes locales nacionales y los poderes fácticos globales, nace una nueva forma de lucha, organización, movilización, liderazgo, comunicación intercultural, nuevas formas de hacer política y un nuevo capital político: LOS CONFLICTOS SOCIALES. Son los Nuevos Movimientos Sociales anti-globalización, que hoy en América Latina son como un volcán social y político que recorre todo el continente y que han llegado para quedarse por mucho tiempo, porque su origen es estructural, histórico.


/////




"Los Nuevos Sujetos Sociales Históricos", producto de la Triple Crisis Global, multidimensional, el "Cambio de Época" y el nuevo proceso acumulación mundial del capitalismo - la expropiación por despojo de los recursos naturales - la defensa de los derechos constitucionales y la soberanía nacional.


***




Los movimientos indígenas en América Latina: un reto.


“Cambio de Época” y Nuevos Sujetos Sociales Históricos.


*****


Pueblo y Sociedad. Noticias.


Domingo 24 de abril del 2011.


“Hemos tirado por la borda las teorías racistas y / o paternalista, con un nombre diferente y en períodos posteriores, presentó a los pueblos indígenas como un problema no resuelto (…) que tenía que dar una solución La exterminación de la totalidad o una mezcla, además de exigir la ortodoxia estalinista pensadores proletarización la izquierda para despejar el camino a la revolución. (…) Pero en el último tercio del siglo XX, todas estas teorías pierden un hecho, “los indios” no sólo no ha terminado, pero había crecido en número y en la conciencia de su situación. Alzó la voz, participó en los movimientos revolucionarios y derechos exigidos, el respeto y la participación activa en la vida social en todo el mundo. Carlos Guzmán Böckler


En el artículo 68 de la Constitución de la República del Ecuador 1830 establece que “son nombrados miembros del congreso constituyente de los párrocos y venerables padres naturales como guardianes del Ministerio indio de la caridad emocionante en favor de tales inocentes abyecta y miserable.” Casi dos siglos más tarde, la situación ha cambiado dramáticamente. En este sentido, el informe “Tendencias Globales 2020 – Cartografía del futuro global”, Consejo Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos dedicada al estudio de escenarios futuros de las amenazas a la seguridad nacional de EE.UU., se lee: “A principios del siglo hay grupos indígenas radicales en la mayoría de los países de América Latina en 2020 puede haber crecido exponencialmente y ha obtenido el apoyo de la mayoría de los pueblos indígenas (…) Estos grupos pueden establecer relaciones con grupos terroristas grupos internacionales y (…) contra la globalización de implementar debido a las políticas económicas de los líderes latinoamericanos de Europa. Tensiones (…) se levantará en un área de México a través de la región amazónica. “En respuesta a esta amenaza que afecta a la gobernabilidad de la región, desafiando la hegemonía continental de Washington y que afectan a sus intereses, el gobierno de EE.UU. ya ha establecido la estrategia de la insurgencia contra puede ser, la Red Social de la guerra “(guerra de cuarta generación, los medios de guerra psicológica donde el enemigo no está luchando contra un ejército, sino toda la población civil), como lo hizo hace décadas contra la teología liberación y los movimientos rebeldes que se propagan a través de


América Latina. Hoy en día, como el brasileño Boaventura de Sousa Santos, al referirse al caso de Colombia, en particular, y América Latina en general, “la verdadera amenaza no es de las FARC. Son las fuerzas progresistas, en especial movimientos indígenas y campesinos. El [mayor amenaza a la] estrategia hegemónica de los Estados Unidos proviene de aquellos que reclaman derechos ancestrales sobre los territorios en los [recursos de agua dulce, el aceite de la diversidad biológica] la riqueza minerales, o de los pueblos indígenas. “


Por lo tanto, que durante siglos de colonialismo español fueron la” raza inferior “a la explotación despiadada que ha contribuido en gran medida a la acumulación primitiva del capitalismo en Europa, ahora se convertirá en un amenaza a la seguridad hemisférica. . Movimientos indígenas de América Latina están vivos y dispuestos a luchar


Pero esto abre una serie de enfoques que son en realidad los movimientos indígenas en América Latina? De hecho, el término se aplica a una realidad amplia y heterogénea, donde convergen puntos de vista muy diferentes, a veces en conflicto. De todos modos, más allá de que la dispersión es un fondo común: la aplicación de una identidad cultural básica “. Como los indios nos ganó otra vez, como los indios sean liberados” No hay duda de que estos movimientos, con diferencias dentro de cada Estado nacional son cada vez más, ganar más fuerza, más fuerza. En algunos países, los actores políticos y de la mayor importancia, y la lógica de la democracia representativa “bajo vigilancia” por lo menos tolerable, que está experimentando América Latina ya no puede ser excluido del diálogo nacional que han sido por siglos diarios aristocracias vernáculas supone la representación del “progreso” en relación con la europeización “demora” de los pueblos indígenas.


De hecho, el primer presidente indígena de Bolivia en la historia. el aymara Evo Morales, un producto de la movilización popular en la época histórica de la lucha y en Ecuador, Perú, Guatemala, Chiapas, al sur México se encuentran entre el paisaje político más dinámico Vale para examinar:.. el término “indígena”, incluso los más grandes pueden llegar a no ser necesarios y contribuyen a la exclusión Así que son los que criar a sus disposición: “En el uso de los nombres de cada pueblo (Kish, Quechua, Cuna, Sami, etc) La eliminación del concepto de” indígena “que generaliza la vez que destruye nuestra identidad, que es construir un mundo reconoce no el nombre específico para los pueblos indígenas, como se propone en las conclusiones de la reunión “Proyecto Pueblos Indígenas” de la Organización Internacional del Trabajo, 1996, celebrada en la ciudad de Chimaltenango, Guatemala.


///


Encuentro mundial de los Pueblos Indígenas y Movimientos Sociales, hijos de la Madre Tierra.
***

¿Campesinos?. Como dominante, capitalista sociedad la de sociales categorías determinadas a reducirlos no cultural, y étnica única respetar reconocer diferencia, derecho del reconocimiento demanda Patagonia, hasta Chiapas desde generalizada, una es esta duda, Sin produzcan. se donde Unidas Naciones las con luchas sus toman que relación 5) nacionales, reivindicaciones tamaño el 4) complejas, más vez cada organización estructuras desarrollo 3) presencia, su territorialidad 2) autonomía, cultura indígenas, pueblos específicos derechos reclamar para 1) sociales: movimientos otros tienen dinámicas conjunto un por caracteriza colonialismo, siglos soportado Ibérica Península en estado había ya peculiar muy dinámica Latina, América escena políticos actores nuevos indígenas los aparición; Aplicaciones más fuertes y articuladas de algunos movimientos indígenas se han dirigido a la aproximación de los estados multinacionales.


Esto pone de relieve el cambio estructural de los estados nacionales nacidos después de la independencia formal de la corona española a principios del siglo XIX como “grandes explotaciones”, dirigida por la aristocracia, sin su propio proyecto de la nación, como fue el caso, Sin embargo, la cultura en América del Norte de la Unión, que desde el principio (la eliminación de todos los pueblos indígenas, debe ser el original) – Se planteó una verdadera independencia política y económica. En América Latina, donde los pueblos indígenas en general, con algunas excepciones donde fueron prácticamente desaparecido, como en Argentina y Uruguay continuaron resistiendo la conquista de una puja sin fin, estos nuevos enfoques plurinacionalidad obtener representación efectiva en las naciones modernas, los países donde la paradoja de que, en su mayoría población indígena no podía ser totalmente asimiladas ni doble, los estados han modelado en los modelos liberales europeos ignoran y marginan a los pueblos indígenas, los Estados se centraron en las capitales y adoptar el español como lengua oficial, siempre mirando a Europa o los Estados Unidos odiaba composición indígena. Solicitud de plurinacionalidad implica, en última instancia, el fin de la asimilación cultural y política de los pueblos indígenas han sufrido durante cinco siglos.


“El problema indígena no es una cuestión de asimilación o integración en la sociedad” blanca y civilizada “, el problema del indio es el problema de la liberación”, dijo el líder indígena Fausto Reinaga exhaustiva en los años 70 del siglo pasado. Y añadió, refiriéndose a la posibilidad de la liberación “. Europa ha impuesto su idioma, la religión, la historia, la moral, la cultura, el arte ahora intento de imponer su versión de la revolución, sus estrategias y tácticas “correctas” para luchar.


Durante décadas los pueblos indígenas de diversas regiones de América Latina, el trabajo tradicional de organización económicos y no Trabajo para las grandes explotaciones en la burguesía agro-exportación Nacional, por el contrario, el personal de la casa y las clases altas urbanas, han llevado a cabo una serie de luchas para proteger sus derechos y territorios, en diferentes condiciones y utilizando diversas estrategias. En la dinámica política son sus enemigos directos a los estados-nación en que viven, incluyendo a más de darles la bienvenida como ciudadanos han sido históricamente marginados y reprimidos. En la cara de la lógica y las fuerzas armadas la policía en estos países, que forman parte, los terratenientes y sus grupos armados privados, las empresas petroleras (en su mayoría extranjeros y se asentaron en territorios que los Estados-nación racista, la exclusión de Bogotá, a dejar el paso a los pueblos indígenas), a la tala y la minería las empresas y grupos de embotellado y hotel en una protesta que se extendió de la política cultural.


No hay idealización simplista o glorificación desconcertante, es evidente que todos estos movimientos indígenas son un reto al discurso hegemónico del capitalismo occidental. Sin pedir una opción revolucionaria en términos de clase como los marxistas clásicos, sin duda es una “piedra en el zapato” para la opinión dominante. Con una tradición que viene de sus siglos de resistencia a la dominación española, los indígenas muestran una verdadera democracia representativa basada en más de retraso en el crecimiento de las democracias que surgieron en Europa y trasplantadas al continente americano en una mala copia.


Mientras que los pueblos indígenas, la mayoría en la mayoría de los actuales países de América Latina, profundizar en la práctica de la democracia directa en la forma de sus autoridades políticas, inmediatamente se convierten en retos a los poderes tradicionales de sus países y el imperialismo Estados Unidos, puede converger con los rebeldes de las tendencias de otros sectores sociales como la clase obrera industrial, los desempleados urbanos y, en definitiva, todos los sectores que el sistema capitalista e incluso las políticas más neoliberales en los últimos años se han aisladas y pobres. En otras palabras, los movimientos indígenas han surgido en el mismo horizonte común de los nuevos cambios sociales y políticos que también plantean otros grupos marginados, sobre la base de nuevas formas de democracia directa, participativa, que es un reto Abierto al statu quo, tradicionalmente conservador y racista, y un profundo sentimiento de “anti-indio.”


Respecto, es interesante considerar la “Declaración de Quito”, que concluyó el encuentro continental “500 años de resistencia la India “, en julio de 1990, en preparación para el contador de las celebraciones que tuvieron lugar durante el” encuentro “(o colisión?) de los dos mundos en 1492:” Los indios, además de nuestros problemas específicos que problemas comunes con otras clases y sectores populares, tales como la pobreza, la marginación, la discriminación, la opresión y la explotación, el producto de la dominación neocolonial del imperialismo y las clases dominantes de cada país.


No es una opción estrictamente marxista, los movimientos indígenas en América Latina tienen un gran potencial para el cambio social. O por lo menos, son una confrontación abierta con las potencias capitalistas dominantes, las aristocracias locales son el capital transnacional, especialmente los estadounidenses. Sus reivindicaciones específicas como pueblos distintos se convierten inmediatamente en sujetos a los cambios políticos, al tiempo que afirma las cosas que los años de Colonia y después del capitalismo periférico, mientras que la independencia formal de los Estados que han tenido lugar, negó. El mero hecho de exigir respeto a su identidad, y más: el acceso a la tierra o de un servicio mínimo de la sociedad moderna (la salud pública, educación pública de calidad, otros servicios llevó al desarrollo de la vivienda tecnología capitalista cómodo, agua potable, comunicaciones, etc) el otro grupo se ha vuelto más, no ser el “proletariado industrial urbano”, que levantó el socialismo clásico es también un factor de protesta, no por ello menos con un gran poder de atracción y compromiso. Para la muestra. El número de presidentes que sus luchas han contribuido a revertir en los últimos años (en Bolivia, Ecuador), crear una situación pre-revolucionaria francamente

///


Bolivia. Los Movimientos Sociales y simpatizantes del Movimiento al Socialismo.


La tradicional izquierda latinoamericana en la visión del mundo europeizado inspiración general del marxismo ortodoxo pero como alternativa José Mariátegui chispas en el Perú y Carlos Guzmán Böckler Guatemala, que han propuesto nuevas interpretaciones de la cuestión indígena, como marxistas, pero entendiendo el fenómeno contrario, han sido muy reacios a aceptar la teoría y la práctica el hecho de una “movilización política indígena” como una entidad separada, e incluso su acción política ha sido siempre la integración de los movimientos indígenas en la lógica de la lucha campesina.


Como bien lo expresado por el pensador Guzmán de Guatemala Böckler a la izquierda en América Latina desde hace años se espera que “los pensadores proletarización exigidos por izquierdistas ortodoxos estalinista para despejar el camino a la revolución.” El “problema indio” se dejó en gran medida eso: un problema. no encajaba en la teoría, era un “obstáculo” para la revolución proletaria.


Pero es cierto que la izquierda ha dado una interpretación que los grupos étnicos incluidos en la categoría “campesino” en los últimos años podemos ver una evolución hacia una evaluación más positiva en cuanto a las reivindicaciones de los pueblos indígenas por parte de algunos intelectuales y organizaciones políticas. Si bien es cierto que los pueblos indígenas son en su mayoría campesinos, mantienen en su Reclamaciones puntos específicos más allá de la globalización se desarrolla de manera uniforme en el planeta, les da un perfil propio como colectivo. Y este perfil distintivo, la defensa incondicional de su identidad, la demanda cultural de que sus raíces precisamente el lanzamiento como un nuevo sujeto político que hace que su voz sea escuchada.


Sin ir tan lejos como un romántico pintoresco, o ingenuo, “ve en la casa de la gente sólo beneficia a una suma ( con lo que estaría reeditando el mito del “buen salvaje” mito nobles esencialmente racista en definitiva), también es cierto que el fenómeno de los Pueblos Indígenas de América Latina no se agota en una lectura de los parámetros del economicismo la ortodoxia marxista. Sin duda, los indios son los agricultores, muchos de los cuales tienen un acceso limitado a la tierra y los mismos problemas que aquejan al continente como un campesino pobre, pero tienen otras demandas específicas que no va a desplazar. De ahí la expresión “, como los indios nos ganó otra vez, como los indios sean liberados.”


No hay duda de que el colectivo “pueblos indígenas” tiene un gran potencial para el cambio. La resistencia histórica de cinco siglos es esperando en silencio. Tan pronto como la aplicación de la territorialidad es ya un desafío para las grandes empresas, al tiempo que cuestiona el traslado, las empresas petroleras más grandes, la minería o la explotación de la biodiversidad en cada punto donde vivir estos grupos ancestrales. Con sólo levantar una parte históricamente de la tierra, que ya constituye un obstáculo a la lógica de las grandes empresas. En efecto, si estas acusaciones son el trabajo de organización política y la coordinación con los problemas” común con otras clases y sectores populares, como se pide en la Declaración de Quito, hemisferio geoestrategia de Washington ya adivinado, de ahí el calificativo “peligroso” para los nuevos escenarios que desafían su hegemonía en los próximos años con los movimientos indígenas más y más. La elección, como siempre, es la represión. Pero la asimilación.


En esa lógica aparecen las “ayudas” que el Banco Mundial y otras organizaciones internacionales ofrecen similares para evitar la consolidación de sujetos colectivos indígenas, al menos como una alternativa real alternativa. El ecuatoriano Pablo Dávalos claramente: “Cuando los indígenas surgió en el 90 se inicia la cooperación para el desarrollo de las organizaciones no gubernamentales de países en desarrollo de la tierra en el corazón del movimiento de solidaridad (…) y las rivalidades se rompe la cooperación se abre, las comunidades con la creación de organizaciones “paraguas” que están comenzando a desarrollar los recursos de la cooperación”.


Folclore puro indios pueden conducir, o el fundamentalismo. Es sin lugar a dudas. Pero negar la especificidad de las luchas de los campesinos indígenas mecánicamente convertir un déficit en la acción política, para transformar la realidad política y situación social. Como siempre, la realidad es mucho más verde que el gris de la teoría.


*****